IoSonoValeria

Mi diario de a bordo

En el meridiano

14 comentarios

(o casi) de la semana! Mañana lluviosa en tierras nazaríes, agua necesaria que empapa hasta el alma matutina. Nada más conectar las neuronas, una vez los ojos han querido obedecerme,  me he imaginado que lo que estaba viendo a través de los cristales, en lugar de un patio de losetas andaluz, era el gran jardín cincundante de mi palazzo toscano del S. XVI. Y sí, quizás, tal vez, incluso vi algún fantasma caballeresco rondarme por ahí para ayudarme a … digamos, comenzar el día!

En fin, no es esto lo que os iba a decir esta mañana. Anoche me dormí dándole vueltas a una cuestión para la que necesito vuestra ayuda. También es casualidad que esta mañana me haya encontrado con palabras de Miguel Ángel Zapata que más o menos andan en la misma dirección; la búsqueda del estilo. Aunque lo mío va más allá.  Me explico: más leo y escribo y más me doy cuenta de lo lejana que me encuentro de alcanzar esa sabia dosis de escritura. No consigo escribir lo que me gusta leer. Leo y releo relatos y cuentos de los grandes de ayer y de hoy y me desespero. Sin embargo, sí que hay una línea, un género o como queramos llamarle que se me da muy bien. ¿Qué hacer? ¿No escribir nada, a tenor de mi imposibilidad de escribir alta literatura? ¿Soltar en el papel mis historias aún a sabiendas de que no entrarán nunca en los cánones de buenos escritos?  Me gustaría contar con vuestra opinión.

Besos mil, Valeria

 http://es.youtube.com/watch?v=ughqjbzx2Fk

Everybody Wants To Rule The World

Tears For Fears

Welcome to your life
There’s no turning back
Even while we sleep
We will find you
Acting on your best behaviour
Turn your back on mother nature

Everybody wants to rule the world

It’s my own design
It’s my own remorse
Help me to decide
Help me make the most of
Freedom and of pleasure
Nothing ever lasts forever

Everybody wants to rule the world

There’s a room where the light won’t find you
Holding hands while the walls come tumbling down
When they do I’ll be right behind you

So glad we’ve almost made it
So sad they had to fade it

Everybody wants to rule the world

I can’t stand this indecision
Married with a lack of vision

Everybody wants to rule the world

Say that you’ll never, never, never, never need it
One headline, why believe it?

Everybody wants to rule the world

All for freedom and for pleasure
Nothing ever lasts forever

Everybody wants to rule the world

Anuncios

Autor: valeriatittarelli

Redactora freelance, community manager y bloguera. Investigación y generación de contenidos para redes sociales y blogs. Artículos, notas, reportajes.

14 pensamientos en “En el meridiano

  1. Hola, Valeria, buenos días.

    Cada día te leo en este blog. E aquí la dosis y dosificación de tu estilo en él. Una crónica diaria, cotidiana, periodística, en el umbral de la información literaria y cultural, sin olvidar la reseña, la reflexión, un calado autobiográfico, con el propio tono que dan las lecturas de toda la vida y el devenir de la redacción del blog que se nutre, a su vez, de las lecturas de quiénes participamos y sus modos de ser y escribir, sentir, pensar y deambular.
    Aquí utilizas tiempos verbales, descripciones, todo el vocabulario y el diccionario, nos implicas e implicas una metodología y una didáctica. Este es tu tono y estilo. Esta es tu voz y el decir con todo su vagaje lírico, estético y su estructura, o sea, el estilo.
    No soy partidario de sesudas y eruditas transfiguraciones de la tradición trascendental de lo literario que hace de ello un panfleto para sibaritas mequetrefes, que haberlos y haberlas “haylas.” El canon es la dignidad no fingida de cada uno honradamente y al ser uno mismo. Se trata de escribir como uno mismo, o sea tú eres la que escribes, creas, imaginas, das vida, creas vida y ahí pules.

    Claro que debes escribir porque en tus narraciones, cuentos y textos está tu tono y estilo. ¿Bueno, mejor, sólido? Maduramos con las lecturas y sin darnos cuenta ya lo tenemos y va evolucionando. Las sugerencias, asesoramientos y talleres tienen sus cosas buenas y sus cosas malas. Yo creo que tú ya tienes tus herramientas que es lo que les trato de hacer descubrir a quiénes han querido ser mis alumn@s -palabra que no detesto, pero que me aburre-.
    Somos como tradición literaria y humana lo que leemos, escribimos, si se escribe, sentimos y comunicamos.
    No sé, disculpa esta chorrada, pero que bien que me he quedado, je,je, saludos y sigue escribiendo y escribe y escribe hasta que duela el bolígrafo, Julián Sánchez

    Me gusta

  2. Un ¡hurra! para el tenpranero Julián. Muchas gracias por volcar tu opinión, una respuesta pensada y no un simple consejo superficial. Voy a tener muy en cuenta tus palabras así como las del resto que quieran discurrir sobre este tema. Un abrazo y feliz día!

    Me gusta

  3. Me apetecía contestarte a este post, Valeria, pero ya veo que Julián te lo ha dicho prácticamente todo!!
    Tú eres tú, y no puedes llegar a ser alguien más. No puedes ser otro escritor o escritora, no puedes escribir como otra persona que no seas tú. Se madura cada día, con cada lectura, con cada cosa que escribes. Tu estilo puede llegar a ser similar al de otros, pero siempre tendrá tu toque peculiar. En fin, no debes angustiarte con eso. Simplemente hazlo como te salga del alma.

    Buenos dias a todos.

    Besos,

    Cris

    Me gusta

  4. Gracias, más abrazos mañaneros, ya de mediodía, saludos, Julián

    Me gusta

  5. ¡Hola, Cris!
    Hacía mucho tiempo que no te leía por aquí. Gracias por tus palabras. Y enhorabuena por tu biblioteca imaginaria que día engrosa de bellas reseñas. Besos para ti y abrazos renovados para Julián.

    Me gusta

  6. Poco puedo añadir, Valeria. Yo te diría: escribe lo que sientes, escribe como eres, disfruta contando tus historias, las tuyas, y no dejes nunca de escribir. Escribiendo se avanza, se aprende… y se va conformando el estilo.
    Deja fluir lo que sientes, sin estar pensando en ese o aquel autor, o en el futuro que pueda tener tu historia.
    Sé tú y… ADELANTE.
    Un beso enorme.

    Me gusta

  7. Hola, Valeria. Vayamos por partes, si es que las hubiere. Dices algo que no entiendo bien: “…sí que hay una línea, un género o como queramos llamarle que se me da muy bien…” ¿A qué te refieres con esto? Y luego hablas de imposibilidad para escribir alta literatura. Si puedes, acláramelo.
    Suscribo lo que dicen Anabel, Cris y Julián respecto a la lenta maduración de la voz personal y ser honesto con uno mismo. Cada experiencia escrita lo es porque expresa algo de una manera diferente en cada mano que teclea. El hecho mismo de la escritura es una trascripción de lo sentido, lo pensado, lo hecho o lo deseado, y por tanto, no puede decirse de otra manera que no sea la del que siente, piensa, hace o desea, independientemente de que su discurso sea más o menos artístico, menos o más avant-garde.
    Faulkner, Woolf o Joyce no podrían contar nuestras historias, ni mejorarlas, porque no les pertenecen: seguro que crearían una obra superior artísticamente, pero sería otra cosa, no lo que nosotros necesitábamos transmitir. Saramago decía que jamás conoció alguien tan sabio y lúcido como su abuelo, un campesino de Azinhaga que era totalmente analfabeto.
    Cada narración sólo puede ser contada de la manera que es por la persona que la expulsa al mundo: nadie más. La consideración de arte mayor o menor es ya un concepto propio de la modernidad, un concepto peligroso que gente creativamente libre (posmodernos, underground o pop-artists)como Warhol, Basquiat o Lichtenstein (en las artes plásticas) o Capote (con sus crónicas ficcionadas) o los poetas beatniks, quisieron destruir, y que hoy, por desgracia (paso atrás) vuelve a olvidarse en pos de un acartonado sentido de lo que es válido, undergroud, art brut o artesanía. Los popes del arte no son artistas, pero nos venden la genialidad de sus galerías, editoriales o hallazgos. Mercantilismo y abuso.
    No creo que debas planteate, pues, la Literatura en función de alcanzar una meta en espejo ajeno, sino en términos de coherencia estética y ética (para mí son lo mismo) con lo que necesitas contar. Si logras esto (no es poca cosa, es un trabajo duro, a veces infructuoso) habrás alcanzado el éxito, tu éxito, que nadie podrá arrebatarte, ni puede ser objeto de comparaciones.
    Siempre nos quedará, por supuesto, el tormento artístico en pos de la excelencia, claro, pero no estoy seguro de que lleve nuestras obras a buen puerto, o al menos, nuestra salud mental. Y en el peor de los casos, conformarnos con salir del “indie” literario (aunque aporta un buen porcentaje de genios minoritarios y malditos) con una novela que nos lleve a lo altos cenáculos y el éxito (no artístico pero sí crematístico y mediático), algo (digamos) sobre la guerra civil, niños-mago de Alcobendas o crisis de la mediana edad resueltas con una bostezante sesión de drogas de diseño, sexo depravado y bajos fondos para resurgir después con un amor duradero y la estabilidad de una vida ordenada (oh, Etxbarría, qué discurso tan antiguo, tan carca).
    Perseverar con honestidad y divertirse creando o sufriendo un poquito sobre el teclado tan solo. Lo demás no nos pertenece.
    En fin, otro ladrillo más de la colección “Give your own brick to your friends” de M.A.Zapata. Abrazos.

    Me gusta

  8. Hola, Anabel.
    No, si adelante sigo (menos mal…) pero mi escritura me plantea serias dudas. Pero mejor contesto a M.A. y ya verás porque lo digo. Más abrazos para ti.

    Me gusta

  9. Veamos. Las historias que se me ocurren de forma recurrente y continuadas y a las que más imprimo mi sello personal, no serán nunca consideradas como obras altamente literarias. En los relatos en los que intento imprimir mi otro registro, no consigo ultimar como yo quiero la historia. No se trata de ser tal o cual autor. No se trata de copiar estilos. De lo que hablo es que el estilo que quisiera en mis cuentos no termina de cuajar y el que me sale innato (vamos, el estilo de mis letras en este blog, por poner un ejemplo, que es el de la Valeria real y natural) me sirve para todas las cosas del mundo menos para escribir relatos. O sea, me salen novelas, artículos, posts pero NI UN SOLO RELATO. Y para alguien que gusta de su lectura es altamente frustrante. Por otro lado está la temática. Lo que fluye como la seda por mi teclado son historias modernas, románticas, con su puntito de humor. Esas son las historias que ahora mismo vuelven y vuelven a mí. Sin embargo, a mí me gustaría acercarme (no hablo de la calidad, que eso se consigue a base de escribir y reescribir)a cualquiera de los micros de Astrolabio, de Baúl, de Venidos del Miedo, de los cuentos de Márquez, de Miguel Ángel Muñoz, de tus “Ternuras”, de Cristina García Morales, de Jesús Ortega, de Ginés Cutillas y de tantos y tantos otros. Ahí está la cuestión. ¿Seguir escribiendo lo que me sale de motu propio o colgar la pluma?

    PD: Tus ladrillos entusiasman a más de uno!

    Me gusta

  10. Me encantan estas reflexiones… una amiga de Granada, poeta, buenísima (ganadora de algún buen premio) me dijo hace un tiempo que su poética ahora era la de absorver, escribir por escribir y leer todo lo habido y por haber. No dijo nada del otro mundo, sabemos y lo habeis dicho todos que hay que conocer a los grandes y a los menos grandes y no perder nuestra seña de identidad.
    Además la otra noche, casualidades de la vida, hablando con cierto microcuentista y cierto editor y poeta (ejem) llegamos a concluir que cuando se empieza a escribir, y se está empezando gran parte de la vida, se imita y no hay que tener miedo a emitar, y llegará un momento en que tu sello propio aparezca…
    Bueno no tengo mucho que decir como veis… sigue escribiendo chica, nada de colgar la pluma que ya lo hizo así el Quijote y murió de pena! Vale.

    Me gusta

  11. Hola de nuevo Valeria. Es evidente que estás en un cruce de caminos más que en una encrucijada. Planteas serenamente las referencias en las que encuentras una orientación o un sentido temático que te gustaría desarrollar en línea con una serie de libros y autor@s. Bien, es una idea clara y concisa, que decía René Descartes, y que ya encuentras en tu propio fondo. Es evidente que necesitas seguir escribiendo porque eres palabra y como palabra voz y mirada. Nosotr@s también necesitamos leerte.
    De momento tienes un tono y un estilo, de lo que ya hablé antes y más tarde o más temprano saldrá el que buscas para los cuentos en las aguas que te apetecen. Saldrán cuando estén dentro, más adentro, o eso es lo que yo creo.
    No hay que desesperar y sí seguir entrenándose. Centinela y gimnnasta al mismo tiempo.
    Saludos, Julián Sánchez

    Me gusta

  12. Valeria, quizá el destino de tus letras esté en estudiar con pormenores la fusión entre la manera en que abordas la escritura de la Valeria de este blog, la Valeria crítica literaria, la Valeria promotora de debates o la Valeria íntima que nos cuenta (con un encanto muy muy muy particular) sus cuitas sin entrar jamás en detalles, fusionarlo, digo, con esa ota Valeria cerebral que asume lo leído y quiere encontrar una definición artística para lo que hace. Porque creo, por lo que te he leído, que eres una escritora de piel adentro, de tomar lo tuyo y ponerlo en las vísceras de otros, y eso es artísticamente muy interesante.
    Quizá si reflexionas la espontaneidad de tu seductora manera de comunicarte en este tu blog (la que tú consideras tu voz real), quizá en esa aparente contradicción (la pasión pensada) se encuentre ese grial del estilo que está dentro de ti y que saldrá cualquier día.
    Esta es una reflexión externa a ti, desde luego, pero que toma los elementos que le brindas y sugiere un camino posible, plausible. Asi es como yo veo el inevitable destino de tus obras, porque lo que sí es seguro es que encontrarás esa clave creativa, que veo muy cerca de mujeres (tú eres una escritora de sensibilidad netamente femenina, no hay duda, créeme) como Rosa Montero, Elvira Lindo, Flannery O´Connor o Carson Mc Cullers. Pasión, ternura y desolación lírica: esas son tus claves. Investiga por ahí, a ver cómo lo ves.

    Me gusta

  13. Hola a todos. Os agradezco a vosotros todas esas reflexiones que son para mí y mis letras. Necesitaba ese empujoncito para seguir y dejar de atormentarme si lo que hago gustará o no.
    Muchas, muchísimas gracias!

    Me gusta

  14. Bellísimo: una escritora de piel adentro, de tomar lo tuyo y ponerlo en las vísceras de otros. Pasión, ternura y desolación lírica.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s