IoSonoValeria

Mi diario de a bordo

Cuando brille el sol…

6 comentarios

como lo hace esta mañana, la sonrisa regresa velozmente. Declaro oficialmente llegado el invierno a esta Graná que no entiende de medias tintas; de los 22º grados del lunes, a los 0º de la pasada madrugada. Esta ciudad es así, un poco como yo, jaja, extremista y tremendista. Sé que la lluvia es necesaria, pero qué quereís que os diga, como un buen día soleado y luminoso no hay ná.

Motivo para estar contenta hoy: me avisan que el próximo lunes 3 de noviembre, nuestro amigo José Cruz Cabrerizo (padre y madre del blog http://sordasynecios.blogspot.com/ ) ha sido invitado a leer sus relatos en el Café Piäf, a eso de las 22.00h. (conociendo a José, seguro que en esta ocasión la cita es puntual, jajaja). Mucha suerte en esa lectura a la que asistiré para arroparte (salvo emergencias matriarcales de última hora).

Mensajes para los filósofos M.A. Zapata y Julián Sánchez: haced el favor de definir la línea de pensamiento de esos prohombres, que desde COU no he vuelto a leer ni una línea sobre ello. Casualidad: desayunando esta mañana, me he encontrado con mi profe de filosofía del Instituto Padre Suárez, Diego, que sigue tal cual: boina en ristre y voz grave.

Mensaje para Eduard: suerte en el concurso de blogs de ADN y gracias por votarme ayer. Un 1 es mejor que un cero!  

http://es.youtube.com/watch?v=QY_L_rafEs0 

Anoche en casa se habló de este cuento “cruento”. Válido para adolescentes y para adultos, ¿no creeís?

JUUL

Juul tenía rizos, rizos rojos como hilos de cobre, eso gritaban todos: ¡hilos de cobre! ¡tienes sangre en el pelo! ¡Caca roja! Un día Juul cogió unas tijeras y rizo a rizo se los cortó.

Juul tenía la cabeza pelada y todos le decían: ¡bola de billar! ¡cara de huevo! Por eso se puso un gorro. Al no tener pelo, el gorro le caía encima de las orejas y éstas se le salían un poco, ‘¡orejas de soplillo! ¡Dumbo! ¡echa a volar!’, le llamaban ahora. Eso le hubiese gustado a Juul, volar muy lejos de allí. De dos rabiosos tirones Juul se arrancó las orejas. Como no tenía orejas el gorro le caía encima de los ojos impidiéndole ver, y empezó a chocarse contra las paredes, contra los otros chicos, contra las sillas, Juul veía las estrellas y empezó a bizquear. Entonces los niños empezaron a llamarle: ¡bizco! ¡Cegatón! ¡Juul es un cegatón! Juul cerró fuertemente los ojos hasta que se le salieron de las órbitas, cayeron al suelo como dos canicas calientes, pero no botaron. Tenía tanto, pero tantísimo dolor, que apenas podía pronunciar una palabra, gemía, babeaba y balbuceaba mientras los otros le decían: ¡tartaja! ¡Baboso! ja, ja, ja ¡miren, Juul no sabe hablar! Juul metió su lengua en un enchufe de la luz, se quemó media boca y su lengua, desapareció.

El dolor era tan insoportable que Juul apenas podía caminar, las piernas se le torcían y le fallaban y los chicos le decían: ¡Juul el patizampo! ¡Juul piernas torcidas! Juul se fue al tren, puso las piernas sobre las vías, cuando éste pasó dejó un gran reguero rojo.

Alguien encontró a Juul, alguien lo sentó en una silla de ruedas, y mientras Juul empujaba y empujaba para escapar los niños seguían gritándole: ¡Juul el ruedas! ¡Juul el ruedas! cuando le alcanzaron, le mancharon de porquería las ruedas y ahí donde él tenía que agarrarse para escapar. De la rabia que le dió metió sus manos en agua hirviendo, para tenerlas siempre limpias, pero estaba tan caliente, que se quemó; y le salieron ampollas y llagas que le supuraban. El médico las mandó amputar y los chicos le decían: ¡brazos de salchicha! ¡Desgraciado! Juul se hizo llevar al zoo, a la jaula de los leones, metió los brazos por los barrotes y un león se los comió.

Juul sólo era cabeza y torso y los niños decían: ¡qué pena de torso! ¡si no lo tuviese podríamos jugar al fútbol con su cabeza! Así que entre todos tiraron y tiraron hasta que le separaron la cabeza del tronco. Pero resultó que la cabeza, aunque se podía chutar, no botaba bien; y los niños, cansados, dejaron a Juul abandonado en la zona de penalti. Alguien pasó por allí, lo recogió, le dió de comer, lo mimó, le pusó un lápiz en la boca, le ofreció un papel y le preguntó: -¿pero qué te ha pasado? A lo que Juul contestó:

Yo tenía rizos rojos, como hilo de cobre

Eso me gritaban todos: ¡hilos de cobre!

¡Tienes sangre en el pelo! ¡Caca roja!

Por eso rizo a rizo, me los corté…

Anuncios

Autor: valeriatittarelli

Redactora freelance, community manager y bloguera. Investigación y generación de contenidos para redes sociales y blogs. Artículos, notas, reportajes.

6 pensamientos en “Cuando brille el sol…

  1. Nada que ver el cuento sin las ilustraciones originales, quien no lo conozca y tenga oportunidad, que lo busque… maravilloso. Digo de paso que hay e Granada hasta el día 30 de octubre una exposición de un chico de Gijón que reproduce fielmente cada una de las ilustraciones de Juul…

    ¡Buenos y soleados días (tardes)! Qué frío leñes!!

    Me gusta

  2. Valeria, al respecto de los filósofos, que tan posmodernos vuelven a mostrarse y de cuyo pensamiento me pides una semblanza: Hobbes hablaba, a mediados del siglo XVII, en obras como “Leviatán”, del “estado de naturaleza” del hombre como base para indicar su predisposición al egoísmo, la anteposición del bien propio al colectivo y la idea (“el hombre es un lobo para el hombre”) de que habia que limitar su libertad mediante la actuación del Estado para no leionar los intereses de la sociedad. Locke recoge este pensamiento propio del pesimismo pre-ilustrado y le añade la idea de la razón de Estado que se antepone a los propios derechos del individuo. Y finalmente, ya en pleno apogeo del Siglo de las Luces, Roussau recoge esta línea de pensamiento pero le da la vuelta proponiendo (“El Emilio”) un modelo de hombre bueno por naturaleza pero sojuzgado en su libertad y naturaleza por fuerzas que lo coartan (el Estado, la religión castrante, la sociedad estamental, el absolutismo monárquico de origen medieval, los privilegios feudales…), para lo que idea un pacto o acuerdo entre gobernantes y gobernados (el Contrato Social) en el que los primeros ceden parte de su libertad a los segundos, que a su vez se comprometen a buscar en el desempeño de sus funciones públicas la protección de los derechos esenciales de sus súbditos, anticipando las ideas del despotismo ilustrado que acabará con la monarquía absoluta de derecho divino.
    Más o menos. Me he centrado en los aspectos políticos de la doctrina de esos señores, Julián puede darnos una visión más amplia de su pensamiento puramente filosófico.
    ¡Pongámonos densos a la hora de la cervecica!
    ¡Viva Rousseau!
    ¡Y Muchachada Nui!

    Me gusta

  3. Sí, de Rousseau recordaba algo, pero no de Hobbes ni Locke. Muchas gracias por ponerme al día. Hace poco me pasaron un vídeo de Muchachada Nui, “Dime algo bonito” que es buenísimo, jajaja. Un poco de todo, eso es lo que necesitamos en el día a día. De nuevo gracias.

    Me gusta

  4. Un período efervescente el Renacimiento. Mi etapa favorita, entre otras, junto al romanticismo, representado en España por Mariano José de Larra, mi escritor favorito. Europa accede a aquella mutación en la que el ser humano es el centro de todo, o sea la idea del antropocentrismo. Posteriormente figuras como Hume, y muchos más que no vamos a citar hoy, ocasionalistas, como Malebranche, o Geulinex, racionaistas y empiristas, seguirían debatiendo la idea platónica de la idea en el portal de la fuente del conocimiento. Y en el Renacimiento se instaura, según los canónes de los historiadores lo que se llama filosofía política, una de mis especialidades en mi licenciatura, otra es metafísica, epistemología, etc, etc,. Y también tengo mis estudios de Teología.
    Y en el debate del concepto idea para demostrar la existencia o no de dios, que ocupa a montones de filósofos de todas las épocas, los que cita Zar más aún todavía, está Hume que dice que no tenemos una idea de Dios, una experiencia de dicha idea, una percepción, por lo tanto dios no existe, y así muchos más. Es el puro empirismo del que soy devoto sin ser fanático, por eso la idea que entresaqué de Wittgenstein del que aquí no haré referencias porque hace falta una síntesis oral y literaria. Malebranche, en oposición decía, como filósofo del ocasionalismo, que todo hecho, acción, es ocasión de la intervención de dios en la Tierra, etc, etc.

    Esto es síntesis microscópica de síntesis microscópicas, es lo que hay, besitos, y sin cerveza, porque a mí para estas cosas no me hace falta, je,je,

    Me gusta

  5. Valeria y demás amig@s. Vamos camino de las 2:00 de la madrugada y ya no quiero ni pensar en las cinco horas escasas que voy a dormir, de modo que perdonadme por no leer vuestras respuestas a este post, y darte así de rápido las gracias por citar mi lectura.

    Abrazos a tod@s.

    Me gusta

  6. Julián, muchísimas gracias, hoy me acostaré sabiendo algo más!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s