IoSonoValeria

Mi diario de a bordo

Nuevo frente

9 comentarios

frío y poético. Anoche al final me decidí por Mario Cuenca Sandoval, tal vez porque le presentaba Andrés Neuman y este chico encandila con su diálectica, las cosas como son… Fue una velada estupenda y atípica. Tras la lectura de poemas de Mario (ahora os dejo una muestra), recibí como regalo (en patria potestad, a decir verdad) el libro de Javier (¿Fran?) Montoro, “Anatomía de las Matrioskas“, jovencísimo poeta cordobés, editado por Alea Blanca (no hará mucho os comentaba que había tenido lugar la final del concurso que habían organizado).  Pero es que antes de eso, otro poeta, al que llaman “el poeta de la calle Oficios“, me entregó la que bajo su punto de vista es su mejor creación>  un papelito (del que llevaba varias copias)  escrito con lo siguiente:

“Busco tía buena que me ame” 660027292

(Interesadas, pueden llamar a dicho teléfono, me concedió permiso para publicarlo en el blog).

Total, que os dejo retazos de la noche en forma de poesía de estos tres chicos. Pasen y opinen:

MARIO CUENCA SANDOVAL

“Discusión”

Qué forma de dolor está en camino                                                                

Aclárame de qué nos va a servir                                                                    

desmenuzar el tedio                                                                                                   

sacarle las ráíces y rasgar la placenta de las horas                                                

De qué vale exponerlo al viento de este instante                                                   

Un diálogo denso como tragar resina                                                                            

Si nada pesa tanto                                                                                                          

como lo que se dijo a la ligera                                                                                          

Si todas las palabras que se dan sin medida                                                                  

-cuidado-                                                                                                                                  

se metamorfosean en un cuadro de El Bosco

FRANCISCO JAVIER MONTORO

“Miopía emocional”

Llega el otoño                                                                                                                         

Es hora de contemplar un cielo                                                                                      

de caoba y viruta prensada,                                                                                             

de pisar la fruta aplastada en la escarcha                                                        

Empedrada está la interfaz                                                                                          

entre las fronteras de lo bucólico y lo ostentoso,                                                    

la gente maldice la burbuja que nos protege                                                            

en forma de cristales con antirreflejante                                                                

Hay masivas fugas de riñones, de glándulas,                                                

escaparates llenos de muñecas e imperialismo                                                       

El mundo hace cola para graduar su frustación                                                          

en dioptrías.

EL POETA DE LA CALLE OFICIOS

“Roma”

dar gracias al oleo por                                                                                                        

su tendencia al zanussi?                                                                                           

arrellanarse los vuelos                                                                                                         

de niños cometas y                                                                                                  

delicatessen y                                                                                                                 

ególatras de tres al cuarto                                                                                           

enrojece                                                                                                                                 

por el diablo de los múltiplos                                                                                          

se pasean por este ingente castillo                                                                              

con arrebato vocación de alar                                                                                            

los propósitos norte 46 figurines                                                                                      

y yogur al agrandar por su profundidad que                                                               

esta manía convexa                                                                                                              

sobre poco                                                                                                                                  

la primera de mis voces

***********************

Por cierto, ¡buenos días! y besitos para seguir soñando.

Anuncios

Autor: valeriatittarelli

Redactora freelance, community manager y bloguera. Investigación y generación de contenidos para redes sociales y blogs. Artículos, notas, reportajes.

9 pensamientos en “Nuevo frente

  1. Buenos días, ya estoy maquillado de besitos, saludtes, Julián Sánchez

    Me gusta

  2. Estás que no paras, Valeria. ¡Cómo me gustaría darme otra vueltecita por Graná…!
    ¡Feliz día!
    PD. El teléfono comunica siempre, ja,ja.

    Me gusta

  3. Buenos días, Julián.
    Anabel…pillina!!! Por lo de “tía buena” vale, pero no, tú no ibas a amar al muchachito, lastimica!

    Me gusta

  4. Buenos días,

    Yo lo de “tía Buena” me lo he tomado como un eufemismo y he llamado…

    Después de tres timbres han descolgado. Una voz demasiado juvenil me ha interrogado por mi identidad antes de que yo pudiera decir “hola”. No es que me haya parecido joven, que va -eso no puede uno jurarlo hoy en día a través de un celular-, es que la pregunta me ha parecido ajustada al calibre del ofrecimiento; podía haberse imaginado que iba a llamarlo un hombre…

    Ese tiempo de silencio que precede a la presunta respuesta, ha sido un momento fantastico, porque yo sabía mucho más que el desconocido que se ofrece a un millón de millones de personas que se sienten bien consigo mismas.

    Me he recreado en eese silencio, porque era mío, y a nadie más que a mí pertenecía el poder de decidir cuando hablar. Imagino que el titular del teléfono habrá pestañeado tres o cuatro veces antes de preguntarse el alcance de la broma; que habrá inspirado dos litros del aire que lo envuelve; y canviado el peso de su cuerpo de un pie al otro en el pedazo de tierra que pisa antes de volver a preguntarme por mi persona. Una sonrisa me ilumina la cara, pero él no puede ver la felicidad que me embarga cuando estoy a punto de decirle simplemente “hola”.

    Contraigo la cara; hay que hacerlo para articular palabras. La fuerza del alma alcanza las cuerdas vocales y el aire contenido en los pulmones sopla en ellas para emitir el eco de las cuatro letras unidas por la lengua. Los labios hacen la circunferencia imperfecta y estriada de la H muda junto a la O sonora, pero en el último instante del lanzamiento programado, un clic agudo impide al “poeta de la calle de los oficios” descubrir que alguien, desde el otro lado del sistema central peninsular, pretende averiguar el alcance y resultado de su experimento. Tal vez sea mejor dejar mi propio número de móbil y que la suerte quiera que sea él quién llame.

    Un saludo para el valiente,
    Edu

    Me gusta

  5. ¡Ah, qué obra! “Busco tía buena que me ame” es una creación gozosa, febril, entusiasta, heredera de la lírica alada y optimista del Cernuda de “Ocnos” o el Lorca de “Canciones”, quizá también más del Neruda netamente epicúreo que del socialmente angustiado. La delicadeza con que el verso traza la necesidad vital de una redención a través del amor y el sexo elevan cada palabra a la categoría de arte mayor. El empleo de la aliteración en “b” y el rigor estilístico con que los números del teléfono son desplegados ante el lector, casi marcan, visualmente (prosa que se deleita en lo sensual y lo sensitivo), el beso que se desea recibir como modo y forma de salvación (sólo las tías buenas o muy buenas pueden otorgar ese don al artista, falto en su ascética vida del fragor y el aroma de la carne), y que este poeta parece merecer desde la primera a la última letra. Una obra redonda.

    PD: Yo también sé hacer crítica hasta de la lista de la compra, faltaría plus. Lo que hace el aburrimiento y una hora libre en un IES español…

    Me gusta

  6. jajaja, Eduard, ¡qué valiente tú! Fijo que te llama, ainsss, qué malévolo eres… Ya me contarás en qué quedáis…

    Zar, zarito, eres increible!

    Me gusta

  7. Selectivo, je,je, “tía buena”, el resto de tías abstenerse, ¿no?. Dicharachero, broma o realidad con el gracejo machista acostumbrado. Y valiente gestión de Eduard con una descripción lírica, morbosa e irónica del momento, je,je. La verdad es que nos la ha hecho sentir con pasión. De todos modos, me callo lo que opino sobre el papelito. Lo dejaremos en eso de la poesía de “enfant terrible”, vanguardista, provocadora, el ligue, y bla, bla, bla, bla.
    La voz de “Miopía” es la que me ha parecido más sincera, menos pedante, con una habilidad intrínseca entre tiempo y espacio, reflexión y estética camino de un juicio de valores en la pulpa de la realidad.

    Saludos y abrazos, con una cojera durísima en el pie izquierdo fruto de un golpe que me dí en la feria del disco con un hierro y una maleta. La verdad es que duele, y me entorpece el trabajo en la calle desde ayer. Me he puesto Reflex, ya veremos cómo paso el día.
    Julián Sánchez, besos y cervezas

    PD: A mucha distancia de nosotros, pero tocando un tema que a más de un@ nos concierne y del que ayer hablaba nuestro zar, os recomiendo el artículo de Marías en la página tres ó cuatro del ¡Qué Leer!
    Son cosas que pasan y nos pasan, al menos a mí unas cuantas como esas me han ocurrido, je,je, pero no en su nivel sociomediático del espectáculo literario.

    Me gusta

  8. De los dos frentes posibles de anoche yo estuve en el otro, en el del Piaff con la lectura de Gregorio Morales, que leyó un relato metaliterario, sobre la verdad y mentira de este mundo.
    Este del papelito se ha merecido la llamada de Eduard. Por cateto. Me parece que no ha visto ninguna película en las que salgan artistas neoyorkinos (ahora mismo recuerdo “¡Jo, qué noche! de Scorsesse), eso sí son extravagancias. Extravagancias reales, como la que se encontró un aspirante recién llegado a la big apple. Va al apartamento de uno de estos artistas, trataba de introducirse en el mundillo, y el del apartamento le dice: “Estamos cocinando un poema”, y efectivamente fueron y se sacaron un folio escrito del horno. Eso sí es una performance, lo demás son soplapolleces.

    Abrazos.

    Me gusta

  9. Ja,ja, muy bueno, José, puro metalenguaje eso del horno. Me imagino lo que se puede sacar de expresiones como “tirarse el pisto” o “darle a la sin hueso”. Por ejemplo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s