IoSonoValeria

Mi diario de a bordo

Hablemos de premios …

20 comentarios

¡Buenos días!

Hoy vamos a hablar de premios. Concretamente de dos chicas que los consiguen con asiduidad. Por un lado, tal y nos comentaba ayer Julián Sánchez Caramazana, la jaquesa Lourdes Aso Torralba ganó el XXXIX Certamen Literario “Villa de Madridejos“. ¿Qué podemos decirle a esta amiga? Darle la enhorabuena, comentarle que se la echa de menos, que aún recuerdo nuestros intercambios de cuentos semanales … ¡ayyy, la nostalgia … !

Lo de ganar premios literarios es muy, muy complicado, ¿verdad? ¡Quién tuviese la fórmula para conseguirlo! … Yo no dispongo de ella (más quisiera), pero si queréis leer un relato ganador, aquí tenéis una muestra. Pertenece a Patricia Esteban Erlés (autora de Manderley en Venta y antologada allí o allá) y con él obtuvo el III Concurso de relatos cortos Ciudad de Huesca. Disfrutad con la lectura, amig@s. (Gracias Patro por el préstamo).

RESURRECCIÓN

Justo estaba diciéndote que no podía soportarlo, Paula, que me mataba verte así, clavada a una bomba de oxígeno, con esos dos monitores colocados a tu espalda y parpadeando siniestros números rojos que significan lo mismo que todos los puñeteros números rojos desde que el mundo es mundo, mientras  por el gotero se deslizaba el tercer calmante del día, lento como en un reloj de arena desganado. No aguantaba más que tú, que antes eras sábanas limpias y café recién hecho y pequeños objetos, cosas como marcapáginas de la Anónima, cajitas y teteras indias, cojines de seda, bragas diminutas secándose en la barra de la ducha, estuvieras allí en lugar de sentada en un banco del parque Miguel Servet, o posando con la sonrisa de los viajes apoyada en una cabina roja de teléfono. No quería que todo tu presente fuera un cabello inmóvil de muñeca muerta bajo el vendaje, dos piernas torcidas, una sonda, el cartel amarillento que nos estaba prohibido a ti y a mí colgando en la puerta del baño, avisando de que los pacientes dados de alta deben abandonar la habitación entre las diez y las doce de la mañana, igual que en los hoteles,  porque siempre hay otros enfermos esperando a que se quede libre una cama. Te decía que he releído esa hoja de papel mil veces cada tarde y me han dado ganas de sacar un bolígrafo y añadir todos los acentos que faltan antes de cogerte en brazos y huir de la ventana que da a la parte nueva del San Jorge, de sus vistas de grúa y rectángulos vacíos, de ambulancias aparcadas y batas verdes que se fuman un cigarro en el patio de urgencias, apurando esos últimos instantes que separan la tranquilidad del próximo accidente, del siguiente infarto.
Y te decía, parado de pie, junto a la cama, que me perdonaras si ya no podía soportar por más tiempo la idea de que ese fuera a ser también tu futuro, el de los dos. Que habías dejado demasiados muertos en nuestro apartamento, un reguero de pequeños dolores inmóviles esparcidos a cada paso; el frasco de perfume que te regalé por tu último cumpleaños envuelto en su precinto de celofán dentro del cajón de la mesilla, una taza roja de café sucia en el fregadero, el triángulo isósceles del libro que estabas leyendo entonces apoyado en el respaldo del sofá, tantos decapitados incrédulos que me resultaba imposible asumirlo, eso te decía, que había demasiado aire vacío de ti en todas partes como para que mereciera la pena seguir sentado en una silla de plástico, junto a la extraña planta en la que te estabas convirtiendo, hablándole a esa desconocida como quien echa sin parar monedas en la ranura de una máquina, contándole todas mi rutinas, hoy llueve mucho, nos ha llegado el papel de Hacienda, mi hermano David te manda recuerdos, dice que cualquier tarde de estas que termine pronto en el colegio coge el autobús de línea desde Sariñena y se acerca a verte, ya hay fresas en el mercado, mientras ella seguía negándome obstinada todos tus gestos de antes, los hilos invisibles que fueron arrastrándome del más puro encoñamiento al amor sin que yo pudiera hacer otra cosa que dejarme llevar. Aquellos ataques de risa desbocada que te daban si alguien se caía delante de ti y que intentabas contener tapándote la boca con las manos, mientras corrías a ayudarle, esa manera distraída de recogerte el pelo en un moño de nadadora al meterte en la ducha,  los  vestidos de tirantes y clavícula ondeando alrededor de tus piernas las tardes de verano, cuando te acercabas a la puerta de la cafetería Odeón con esos andares ligeramente vacilantes que siempre me hacían ver en las aceras alambres de equilibrista, rodeados de vacío. Justo trataba de decirte que estuvieras tranquila, que se iban a acabar para siempre los termómetros de las siete, la mortaja del camisón limpio  y esas visitas del médico que examina tus pupilas y se aleja unos centímetros y mueve el cuello de sus ojos de derecha a izquierda, como un ocioso de museo mirando un cuadro que no le gusta demasiado, negándote con un escaso cabeceo hasta la  más mínima posibilidad de volver a marcar un número de teléfono o llorar en el cine. Iba a contarte ya  que había traído conmigo tu disco favorito de Tom Waits, el reproductor de cedés  y las manos que desconectarían el oxígeno, que había decidido regalarte el descanso a tanto suero y tanta llaga amoratada en las caderas, que me daba igual pagar con el resto de mi vida ese rato de música y paz que iba a conseguir para ti en unos minutos. Que yo no quería odiarte por haber tenido un accidente de tráfico, porque una vez más no me hiciste caso y viajabas sin cinturón, por no saber adónde ibas o de dónde venías por esa carretera comarcal aquella tarde, conduciendo descalza en medio de la lluvia, vestida con una falda negra que yo no te conocía y que las celadoras me devolvieron en una bolsa, hecha jirones, con el resto de tus cosas.
Y justo entonces se produjo el milagro. Al principio te oí susurras algo a través de la mascarilla, algo que no entendí. Pensé en que debería llamar a gritos a la enfermera, mientras  tiraba de las gomas verdes con dedos temblorosos, luchando para liberar  tu rostro. Me acerqué todo lo que pude a tus labios resecos y algo mareado traté de descifrar lo que decías, imaginando de pronto, por primera vez en todo ese tiempo, un futuro de vuelta a casa contigo. Fue apenas por una fracción de segundo, pero te vi sentada en una silla de ruedas que yo empujaría cada mañana de domingo de los próximos meses para sacarte al parque Miguel Servet de nuevo, hasta que llegara el día en que pudieras cambiarla por un par de muletas, una manta de cuadros en el sofá después de cada agotadora sesión con el fisio y una leve cojera que nos recordaría siempre, en su insignificancia, lo cerca que estuvimos de perderlo todo.
 
— ¿Estás ahí? David, mi amor, ¿estás ahí?, susurraste antes de caer de nuevo en un estado de inconsciencia.
 
Después de asegurarme de que las gomas de la mascarilla quedaban bien ajustadas detrás de tus orejas dejé a Tom Waits haciéndote compañía sobre la almohada y tomé el ascensor.  Recorrí el pasillo de la planta baja que conduce a la salida principal, le dije adiós a la celadora del turno de noche  y miré el reloj de la pared que está colocado sobre el mostrador. Marcaba las diez y cinco.  Mientras la puerta acristalada se cerraba a mis espaldas,  aspiré una profunda bocanada de aire. Estaba empezando a lloviznar en Huesca.
 
No puedes imaginarte la noche tan hermosa que hacía.

****

Más féminas con premio literario a sus espaldas. Le toca el turno a Lola Beccaria. Entrevista a la autora ganadora del Azorín con “El arte de perder”: http://www.revistadeletras.net/lola-beccaria-amar-es-una-receta-excelente-para-entrar-en-la-obsesion-pero-a-cambio-te-permite-salir-de-la-neurosis/

Le toca el turno a otra chica, Enma. No ha obtenido por ahora ningún premio, pero debería hacerlo. O quizás el premio es para los lectores, al poder disfrutar de esta obra (Enma Roulotte, es usted;  Editorial Eclipsados) del polifacético  Norberto Luis Romero. Si queréis saber algo más de esta chica que ya está dando que hablar, pasaros por aquí … http://masacreenlosjardines.wordpress.com/2009/09/08/el-hallazgo-encontrado/ .

Claro que si en lugar de obtener premios (que también), lo que queréis es aprender de un maestro, yo no dudaría en asistir al curso de Hipólito G. Navarro:

Las huellas de Julio Cortázar en el cuento contemporáneo. Arquitexturas del cuento

Un curso teórico-práctico intensivo donde practicar la escritura del cuento desde los márgenes de la teoría. Entre otras intenciones más secretas e inesperadas, procuraremos dinamitar los temas y las maneras desde dentro, hacer añicos unos cuantos decálogos y acabar con todo lo que huela a previsible en la escritura de un cuento. El azar, la improvisación y la intuición narrativa como armas únicas para lograrlo.

Este viernes 11 de septiembre de 19:00 a 22:00 horas en Escuela de Escritores. Información y matrículas en C/Ventura Rodríguez, 11 o en el teléfono 917 583 187. El precio, 60 euros.

***

¿Terminamos ya? ¿Ú os pongo los dientes una mijilla más largos? Venga va … a leeros el historial de Óscar Sipán. Tremebunda colección, madre:

 Óscar Sipán gana el XXXVII Premio Nacional de Cuentos ‘José Calderón Escalada’ (información obtenida de www.premiosliterarios.com):
El XXXVII Premio Nacional de Cuentos “JOSÉ CALDERÓN ESCALADA”, incluido en la convocatoria de las Justas Literarias de Reinosa y dotado con 2.500 euros, fue otorgado este 5 de septiembre al cuento “TEOREMA DE LAS CAMAS DESHECHAS”, de Óscar Sipán Sanz, nacido en Huesca y ganador en el año 2005 de este mismo concurso.
El autor posee un amplio currículo en el campo de la literatura y ha sido galardonado en numerosos certámenes literarios, entre los que destacan el VIII Certamen Literario Alfonso Martínez-Mena 2008, de Alhama de Murcia, el XXXV Premio Ciudad de Villajoyosa 2007, el IX Premio de Libro Ilustrado para Adultos 2006, que convoca la Diputación de Badajoz, el Premio Don Alonso Quijano 2006, Málaga, el XXXIII Premio Nacional José Calderón Escalada 2005, de Reinosa, el XVI Premio Nacional de la Asociación de la Prensa de Ávila 2005, el XLI Premio Internacional de Cuentos de Lena, Asturias, 2004, el Premio Dulce Chacón 2004, Cuenca, el Premio Letras Jóvenes 2003 y 2004, de Valladolid, el Premio Paradores de Turismo de España 2003, el Premio Odaluna de Novela 1998 de Albacete o el XVII Premio Isabel de Portugal 2002.
Es autor de los libros Rompiendo corazones con los dientes (Premio de Narrativa Odaluna 1998, Edisena), Pólvora Mojada (XVII Premio de Narrativa Santa Isabel de Aragón, Reina de Portugal 2003, Diputación de Zaragoza), Leyendario. Monstruos de agua (2004, March Editor), Escupir sobre París (2005, March Editor), Tornaviajes (2006, Tropo Editores), Guía de hoteles inventados (IX Premio de Libro Ilustrado 2007, Diputación de Badajoz), Leyendario. Criaturas de agua (Libro mejor editado en Aragón 2007, Tropo Editores) y Avisos de derrota (Onagro Ediciones, 2008).

****

Ya sí que me voy, pero antes …  mini tarta jpgle vamos a desear un muy feliz cumpleaños al (viajero, escritor y novelista) José Luis Muñoz, que cumple primaveras y se va a uno de esos paraíso que poblan cataluña. Que pases un buen día, que las letras acudan y que la vida te sonría. Por cierto … este señor tampoco anda corto de premios, ehhhh?

Premios de novela

  • Ciudad de Seseña Novela Romántica (2008)
  • Ciudad de Badajoz (2007)
  • Camilo José Cela (2007)
  • Letra Erecta (2004)
  • Ciudad de Jumilla (2004)
  • Diputación de Córdoba (2004)
  • Francisco García Pavón (2003)
  • Café Gijón (1999)
  • Ciudad de Alcorcón (1993)
  • Ciudad de Cáceres (1992)
  • Angel Guerra (1991)
  • La Sonrisa Vertical (1990)
  • Félix Urabayen (1989)
  • Ateneo de Albacete (1988)
  • La Odisea (1987)
  • Azorín (1985)
  • Tigre Juan (1985)

Seguro que ya conocéis su blog (http://lasoledaddelcorredordefondo.blogspot.com/ )  pero,  por si acaso, os dejo esta presentación que hace de sí mismo, o de su oficio de escribir:

El escritor suele trabajar en solitario, delante de su máquina de escribir, pantalla de ordenador o empuñando su pluma de ganso.
El escritor es un corredor de fondo cuyo aliento se ahoga con la última página que escribe. Cada libro es una carrera.
El escritor suele ser narcisista, egocéntrico y vanidoso.
Yo procuro escribir de noche, en estado sobrio, sin tabaco, en absoluto silencio. Mucho antes de que empezara a publicar escribí un relato premonitorio que se tituló “Crítica del crítico y muerte del mismo”.
Uno de los peores momentos que recuerdo es cuando leí “Ulises” de James Joyce. No lo volveré a hacer.
El escritor aspira, con cada libro, dejar una huella en el lector. Si un libro produce indiferencia, mejor no haberlo escrito.
Me gusta mucho una frase de Borges que me repito mentalmente cuando repaso la librería de mi casa: “Con cada libro deberían vender el tiempo para leerlo”. Escribir es una patología que está aceptada socialmente. Ahorra facturas de psicoanalistas.

****

Sed felices. Emocionaros. Amad. Besos mil, Valeria.

Anuncios

Autor: valeriatittarelli

Redactora freelance, community manager y bloguera. Investigación y generación de contenidos para redes sociales y blogs. Artículos, notas, reportajes.

20 pensamientos en “Hablemos de premios …

  1. Hola amigos, pasaba por aquí y…

    Anda ya!! acabo de charlar por chat con Valeria, que agranda su corazón de Musa para la temporada literaría que ya empieza. Me he enterado de muchas cosas y he pasado un rato agradable, mientras sigo debatiendome entre las inclemencias del sol extremeño. El viernes vuelvo a casa, y a la rutina ante el ordeñador, perdón, quise decir el ordenador. Bueno, sólo apuntar a Julián que en estas tierras he olisque3ado todos los arboles que he encontrado, mas ni uno sólo de ellos me invitaba al desahogo intelectivo, pues acabo quedandome dormido en un plis-plas. El fresquito del guadiana adormece mis sentidos, que hi farem!

    Bien, de nuevo entre gota de sudor y agua de botijo, el sol que mejor sienta es el que alumbra Valeria con sus matutinos, por lo que, ahora que ha vuelto, vale la pena seguir el curso normal de las cosas.

    Como cosa, me despido enviandoos un afectuoso y sincero arrumaco. Hasta otro momento, amantísimos contertulios.

    Eduard

    Me gusta

  2. Bienvenido, Eduard y a degustar estos últimos días de vacacionessss.

    Me gusta

  3. Hola, Valeria, primor.
    Hola, Eduard.

    Ya estoy por aquí, más o menos.

    (¡jolines, el dichoso síndrome posvacacional ese!)

    abrazos

    Me gusta

  4. Hola, Jesús, algunos de los aforismos que has dejado hoy en tu blog me han gustado mucho.
    Aléjate de síndrome chavalillo!!!

    Me gusta

  5. Buenos días al mediodía. ¡Guau!, la gente chatea, que cibermodernos. Esto de las altas tecnologías es la ostia. Yo me he quedado en el mail ya arcaico y primitivo del Outlock Express.
    Hola, Jesús, espero que salgas de esas arenas movedizas del síndrome postvacacional y puedas desmarcarte de la precaria pandemia cotidiana que nos asedia, je,je. Yo no lo he conseguido y me he ahogado con todo el equipo, je,je.
    Hola Eduard, me alegra que los árboles y el rumor del Guadiana te hayan hecho visitar los parajes de Morfeo y que en los árboles cierto asesino recogedor de libros esté ya viajando por todas las raíces para ser un superventas.
    Buenos días a nuestra dama del blog, que el día os sea leve y podáis reír y lo que se tercie, saludos y abrazos, Julián Sánchez

    Me gusta

  6. Pobre hombre. Después de muerto hasta en la sopa y además un premio digno, aplaudible y, por desgracia, necesario. ¿Cuándo parará tanta locura?:

    http://www.abc.es/20090908/cultura-literatura/premian-stieg-larsson-lucha-200909081757.html

    Más besos y cervezas en esta ocasión, Julián Sánchez

    Me gusta

  7. Sí, Julián, eso es: ¡cotidianidad, dame el nombre exacto de las cosas!

    abrazos

    Me gusta

  8. Hola, Jesús, eso es, tienes razón. Como digo en uno de mis últimos aforismos:
    Nos amotinan en delirios.

    Será por eso que la agonía se dispersa poco y sigue sin cicatrizar,je,je,je.
    Bienvenido y espero que seas muy feliz, que el regreso sea aventura y conocimiento, que lo seáis tod@s, saludtes, Julián Sánchez

    Me gusta

  9. Barbaridad, oiga. Estais todos hoy de un optimista versión chicos del preu que vaya susto. ¿No os da miedo la gripe A con tanto beso y abrazo? Profilaxis, amigos, profilaxis, que vienen los misántropos, que se nos hormonizan los púberes, que se asaltan comisarías y margaritas a los cerdos, blablablá.
    Buenas tardes a todos-as.
    No dejeis de leer la columna de Elvira Lindo en la última página de “El País” de hoy. La voy a clavar, mariposa del desaliento lírico, en el corcho de la sala de profes.
    Por cierto, Valeria, primor, gracias por interesarte por mi cara.
    Por cierto, Eduard, ¿cómo haces para tener dos novelas más en la recámara?
    Por cierto, Julián, ¿puedo hacerme con tus aforismos? (los microcuentos ya los degusté con ganas)
    Por cierto, Ortega, yo ya no te hacía en la Huerta.
    Por cierto, ¿huelga que repita que los premios valen de poco sobre la mesa de un editor? (así que no desfallezcan los poco o nada premiados, que la Literatura es “muy otra cosa”).
    Por cierto.

    Me gusta

  10. Por cierto, zar, es que las recuperaciones de septiembre te están absorbiendooo????
    Vamos a ver si puedo acceder al artículo de la linda Lindo.
    Besitos. Por cierto.

    Me gusta

  11. Estupendo tu “por cierto” final de réplica.
    Los exámenes como siempre, apenas una reclamación de una niña petarda que ha estado haciendo uso de su hormonal estupidez todo el año y viene a reclamarme revisión departamental de examen con un 2´95. La he aceptado con desdén aristocrático y un bostezo fingido como para desarmar cualquier atisbo de esperanza en ella.
    Je.

    Me gusta

  12. A veces das miedo, profe …

    Me gusta

  13. Sí, da miedo nuestro zar, asusta al susto, pero al del mal fario y la estulticia porque entrega saberes y saber y eso duele entre tanta asepsia consentida y promocionada. Estaría genial que al revisar el examen bajase del 2´95 al 2 ó al 1 por tonta.
    Zar como tengo,creo, tu dirección de correo electrónico te cuento cómo pillar el libro de aforismos que sigue en el mercado, otro se agotó y espero que alguna editorial se enamore de dos más que tengo acabados.

    Más cervezas, besos,abrazos y apretones de mano y menos tropas a Afganistán, ¡huy!, se me ha colado la política, jio, jio, jio, yo no he sido Valeria, ha sido el subconsciente ese.

    Me gusta

  14. (por esta vez, pasa, Julián, jajaja). Besitos aforísticos … que me pregunto cómo exactamente serían …

    Me gusta

  15. Je,je,je,je,…
    Pues no sé, amiga, pero bueno, que cada cual se lo imagine a su manera y disfrute. ¡Eduard, tranquilo! que sólo son besos aforísticos, ¿eh?

    Saludos y más petons, Julián Sánchez

    Me gusta

  16. Bah, tranqui Julián, que Eduard con el éxito habrá cambiado ya de musa, jajaja.

    Me gusta

  17. Je,je,je,je,je, pinchando que es gerundio. La verdad es que es una star que se codea con la jet del mundillo y ya se sabe. C´est la vie.
    Saludos, Julián Sánchez

    Me gusta

  18. Hola de nuevo.

    Zar, he entregado la segunda novela “El estrangulador del Bookcrosing” al agente y el próximo lunes empiezo a clasificar la información que ya tengo sobre la tercera novela. No sé cuanto tiempo voy a necesitar para preparar la tercera, pero ya estoy encima de ella. Ahora bien, eso de escribir dos al mismo tiempo va a ser que no va conmigo, más bien por impotencia intelectual que otra cosa, eso queda para Julián, jejeje.

    La musa, mi musa del alma, si tu supieras…

    Eduard

    Me gusta

  19. Ya, ya, eso se lo dirás a todasssss. Jajaja. Me alegro de tu actividad literaria mucho. Qué digo, muchísimo.

    Me gusta

  20. ¡Huy! si el autor ampurdanés tiene corazoncito, ñej,ñej,ñej. ¿Yo puedo escribir dos novelas a la vez? Pero bueno, encima se te ríen en las barbas. Esto no quedará así. Lo denunciaré a alguna capilla literata con politonos de esos que ambientan el cotarro.
    ¡Guau!, el tío ha entregado su segunda novela a su agente literario y yo que lo máximo que he conseguido es una especie de Anacleto tontorrón, ji.ji.ji. Confieso que esta historia solo la conoce el señor Eduard.
    Besos a las ninfas y veo que la Musa le chulea al susodicho. Muy bien, sí se hace.
    Julián Sánchez, precario y sin honra, ji,ji.ji

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s