IoSonoValeria

Mi diario de a bordo

Jugando al escondite

7 comentarios

    ha estado un libro que conseguí (no revelaré cómo, ni gracias a quién), hace ya más de tres años. Anoche, al fin, regresó a mí. Nunca se había movido de su sitio, de hecho; simplemente era yo la que no lo buscaba con la mirada adecuada. 

Esto … ¿os he deseado ya buenos días? Upsss, la premura de revelaros mi hallazgo en mi minibiblioteca. Pues eso, buenos días, ya estamos a jueves (¡yuppi!), la rutina se avecina (otro saltito de alegría) y estoy contenta de la relectura de anoche. Es curioso como los libros tienen su lugar en el tiempo. Cuando lo tuve en mis manos la primera vez, me emocioné por el ofrecimiento, pero no lo leí como debí hacerlo. Durante el tiempo que ha transcurrido, los relatos allí guardados han tomado otras dimensiones;  los he disfrutado con otros ojos. Más maduros quizás. O más ávidos, no lo sé exactamente. Se trata de la antología  “Cuento vivo de Andalucía“, cuya selección de relatos y prólogo corrió a cargo de Rául Bañuelos, José Brú y Dante Medina.

Cúantos nombres, ahora conocidos, están recogidos ahí. Y, por una vez, cúanto escritor granadino reunido. Ni más ni menos que treinta y cinco. Las otras provincias andaluzas también están representadas, aunque, en el caso de Almería, tan solo aparece  María José Clemente. Un total de 661 páginas, en las que la nómina de autores es extensa: Olgoso (por cierto … ¡Ángel Olgoso está en la Wikipedia!), José Abad, Félix J. Palma, Ándres Pérez Domínguez, Ángela Vallvey, Andrés Neuman, Juan Bonilla, José Cruz Cabrerizo, Manuel Talens, Paz Zea, Camilo de Ory, José Manuel Caballero Bonald, Cristina Gálvez, Cristina García Morales, Juan Varo Zafra, Antonio Dafos … Muchos, muchos escritores de los que iré exponiendo los relatos que por extensión tengan cabida en IoSonoValeria. Hoy, voy a seleccionar tan solo dos, por … porque sí, jajaja.  Allá van:

DR. JEKYLL Y MR. HYDE   (David Mena)

A ella nunca le importaron sus largas estancias en el laboratorio, ni comer a solas, ni ver cómo al anochecer las hienas confiándose se acercaban más a la cama. Amaba al hombre que había cruzado un Ártico inexistente para regresar siendo otra persona. Lo comprendía de alguna manera, y nunca le importó que Jekyll la olvidara sobre las cosas, ni que la abrazara como un submarinista consumido por el miedo, ni cuando la besaba y el oxido trepaba por su corazón enloquecido en las últimas semanas. Ni cuando el cielo de la habitación se desplomó mientras sus manos le rodeaban el cuello para siempre siendo Hyde también.

IGNORANCIAS DE LOS VECINOS  (Hipólito G. Navarro)

Veinticuatro gotas de sudor -ni una más ni una menos- contó Flanagán Ortega sobre la imagen de la cara que le devolvía el espejo. Apalabrado que se tenía que se cortaría el cuell de un tajo cuando la ansiedad previa diese a bien ofrecer un número de gotas superior al número que indicaba su edad, cerró con cierto alivio la navaja barbera y la guardó en el armarito junto a los bastoncillos para los oídos, las pomadas antihemorroides, el frasco de antiséptico para las encías sangrantes, los parches de las calosidades y las plantillas devorolor.

Luego se tendió en la cama, y ya antes de empezar a leer en un libro que le venía durando meses, sintió la punzada de la úlcera, ¿o eran gases? Tomó, previsor, dos cápsulas antiácido, una tableta para los gases, un par de somníferos, una tila y dos Malboros. Luego leyó hasta la página 36, donde terminaba y termina un capítulo dos de la primera parte del libro en cuestión, y se dispuso a dormir. Quiso dormir. No obstante contar tantas veces las gotas de sudor sobre su rostro, por las ovejas no le daba nunca. No pudo dormir, pese al tranxilium.

Entonces la reclamó y le propuso amoríos, sobos. Cumplió como cada equis noches, sin aspavientos. Y recubrió luego con una suave capa de crema el instrumento para soslayar las micosis.

Ido el sueño, o no llegado, viendo en diagonal sobre la cama la fría quietud de su consorte, siempre idéntica cada uvedoble noches tras el sucedáneo del placer, volvió Flanagán Ortega a tomar la forma leve y peligrosa de la navaja y ya sin proponérselo, dilucidando una vez más si el espejo idiota o la ficticia candidez de lo que un tiempo fuera alcoba, comenzó a sudar copiosamente. “Qué mal negocio éste de contar las gotas”, dijo. Nada en la casa quitó o puso comas al comentario.

****

****

      Ayer también (día productivo, por lo que se ve :)), asistí a una presentación. Seré sincera y confieso. No había oído nada de la autora en cuestión: Anif Larom. Claro, que ya sabeís que soy curiosa y me puse a investigar un poquito. Aparte de poeta, esta chica es artista. Nacida en Sabariego, aldea de Alcaudete, en la provincia de Jaén. Quizás fue la invitación del Museo de la Casa de los Tiros, las palabras escritas en la misma, o cierto aire familiar al ver la fotografía de esta chica, la que me lanzó a acercarme hasta la puesta de largo de “Cita con los sentimientos” (Ed. Carena), primer poemario editado de Anif (por cierto, es seudónimo). La sala dorada del museo completó su aforo. Ninguna faz por mí conocida. Intuí a muchos familiares (sobre todo por el acentillo jienense) y mucho “arropamiento” en este estreno. Y, cómo no, mucho sentimiento. Anif se emocionó, no solamente por los nervios iniciales, sino al leer sus propios poemas. Poesía en la que intuyo mucha vida acontecida en primera persona.

  ¡Ah! Estuve muy bien acompañada en el acto, jajja. Previo chantaje consistente en la compra de un par de sobres de pegatinas (Hannah Montana, concretamente), mi peque Lucía, se decidió a venir.

Os dejo una pequeña muestra de lo leído y enlace a otro de sus poemas que circulan por la red: http://www.univision.com/uv/video/Carta-desde-mi-tumba—Anif-Larom/id/4188107988

ECHO DE MENOS   (Anif Larom)

Echo de menos

la luz cansada de los recuerdos.

Echo de menos tus pasos vacilantes que no llegaron

a tiempo.

Echo de menos

a nosotros, que ya no estamos.

Echo de menos

aquella ciudad de sueños imposibles

que me invitó a conocerte.

****

Y ahora para los hermanos sátrapas y los que no lo son, os sugiero la lectura del artículo que Ángeles Prieto Barba publicó ayer en el Heraldo del Henares, dedicado a Jarry, padre de la patafísica: http://www.elheraldodelhenares.es/pag/noticia.php?cual=6150 .

Por último, pero no por ello menos importante, os dejo mis buenos días musicales. Un gracias achuchao a Antonio H. y su siempre acertado repertorio musical 😉   Boo Radleys Wake Up Boo! :  http://www.youtube.com/watch?v=WumSB0vZ5l8&feature=youtube_gdata_player .

¡No olvidéis de sonreír!

Anuncios

Autor: valeriatittarelli

Redactora freelance, community manager y bloguera. Investigación y generación de contenidos para redes sociales y blogs. Artículos, notas, reportajes.

7 pensamientos en “Jugando al escondite

  1. Muy buenos días. ¡Anif Larom! Se me ocurre que delante de un espejo, esta chica sea Fina Moral, con lo que ha conseguido un bello nombre de resonancias orientales por el procedimiento de la inversión. ¿Qué tal Airelav Illerattit, magnífica novelista azerbaiana? Mmmm… Un abrazo.
    PD: tienes un e-mail.

    Me gusta

    • Me sonríe la memoria al leer las palabras de Zar, pues tiene razón en lo del espejo.
      El tiempo y la casualidad quisieron que encontrara a Zoilo Abel Rodríguez: un perspicaz y gran poeta venezolano, pero sobre todo, gran persona y muy querido amigo mío a día de hoy.

      Gracias, Zar, por todo lo que hemos compartido todo este tiempo.

      Mil besos y un fuerte abrazo.

      Anif Larom.

      Me gusta

  2. Jejeje, perspicaz como siempre gran zar :). Aunque no, mi nombre no lo toco que me gusta, será vanidad pero es que creo que me queda bien puesto, jajjaa.
    Leído, suspirado de pena y con pronta respuesta ese mail. Cariños.

    Me gusta

  3. Gracias por tu presencia en la presentación del poemario de Anif Larom, creo que resultó una velada muy emotiva. Desde tu blog animar a los lectores que conozcan la poesía de esta escritora ya que se sorprenderan de la facilidad que tiene para expresarse y como empatiza con los problemas de la sociedad actual.
    Un saludo
    Miguel Adrover Caldentey

    http://destellosdelunayviento

    Me gusta

    • Hola, Miguel, un largo año desde aquel día en el que de tu mano caminé junto a la poesía. Gracias por estar allí.
      Hoy, soy yo la que animo a Valeria para que a través de su blog conozcan tu gran trayectoria como escritor. En tu último libro “Así de Simple” me gusta como negocias con las preguntas y las lamentaciones, como puedes cambiar el curso de la duda… Aunque no hayas pretendido que sea un libro de autoayuda, a mí, me ha hecho bien leerlo.

      Un gran abrazo, querido poeta.

      Anif Larom.

      Me gusta

  4. Hola, Miguel, bienvenido.
    El enlace de tu blog no funciona bien, ¿puedes incluirlo de nuevo?
    Creo que Anif te estará muy agradecida por las palabras de introducción que sirvieron a modo de su puesta de largo.
    Un saludo,
    Valeria.

    Me gusta

    • Hola, Valeria. Ha pasado algún tiempo ya desde mi puesta de largo en “ Cita con los sentimientos” No te equivocabas, era mi primer poemario, y sí, hubo un desbordamiento de sentimientos aquella maravillosa tarde de septiembre que me concedió el tiempo para saciar mi sed de poeta, para compartir y liberar un sueño inquieto.
      Hoy quiero agradecer al azar de este momento, el haber encontrado casualmente tu blog y tus cálidas palabras para aquella presentación llena de nervios… desde entonces, camino lentamente entre alegría y prudencia por este mundo del arte y la poesía.
      Gracias por tu presencia aquella tarde en el Museo de la Casa de los Tiros.
      Saludos.
      Anif Larom.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s