IoSonoValeria

Mi diario de a bordo

De amores … o similar

3 comentarios

    ¡Muy buenos días! ¿Preparados para hincarle el diente a este martes? ¿Pasado ya el malhumor lunesco? Seguro que sí, ¡al menos eso espero!

Hoy la selección incluye textos sobre el amor, o la falta de él, todos magníficamente relatados, con historias de idas y venidas, con desencuentros, con juegos para salir de la rutina o no, con … un poco de todo. ¿Listos? Comenzamos … La primera lista de relatos están todos recogidos en “Por favor, sea breve 2”, antologado por Clara Obligado y publicado por la editorial Páginas de Espuma:

CONFUSIÓN (Juan José Millás)

Antes de que hubiera terminado de desenvolver el regalo de cumpleaños, sonó dentro del paquete un timbre: era un móvil. Lo cogí y oí que mi mujer me felicitaba con una carcajada desde el teléfono del dormitorio. Esa noche, ella quiso que habláramos de la vida: los años qe llevábamos juntos y todo eso. Pero se empeñó en que lo hiciéramos por teléfono, de manera que se marchó al dormitorio y me llamó desde allí al cuarto de estar, donde permanecía yo con el trasto colocado en la cintura. Cuando acabamos la conversación, fui al dormitorio y la vi sentada en la cama, pensativa. Me dijo que acababa de hablar con su marido por teléfono y que estaba dudando si volver con él. Lo nuestro le producía culpa. Yo soy su único marido, así que interpreté aquello como una provocación sexual e hicimos el amor con la desesperación de dos adúlteros. Al día siguiente, estaba en la oficina, tomándome el bocadillo de media mañana, cuando sonó el móvil. Era ella, claro. Dijo que prefería confesarme que tenía un amante. Yo le seguí la corriente porque me pareció que aquel juego nos venía bien a los dos, de manera que le contesté que no se preocupara: habíamos resuelto otras crisis y resolveríamos esta también. Por la noche, volvimos a hablar por teléfono, como el día anterior, y me contó que dentro de un rato iba a encontrarse con su amante. Aquello me excitó mucho, así que colgué enseguida, fui al dormitorio e hicimos el amor hasta el amanecer. Toda la semana fue igual. El sábado, por fin, cuando nos encontramos en el dormitorio después de la conversación telefónica habitual, me dijo que me quería pero que tenía que dejarme porque su marido la necesitaba más que yo. Dicho esto, cogió la puerta, se fue y desde entonces el móvil no ha vuelto a sonar. Estoy confundido.

 CONSEJOS DE ALMOHADA (Teresa Serván)

Aquella noche debía decidir si iba a abandonarla. Llegó a casa de madrugada y descubrió que su esposa se había quedado dormida en su lado de la cama. Se acostó en la mitad del colchón que no le correspondía. Echó de menos su almohada, gruesa y firme, gran consejera y tuvo que pelearse con la de su mujer. Él amaneció temprano, dispuesto a ponerse el vestido rojo para la boda del sábado. Ella, extrañamente resuelta a huir con la joven amante que ignoraba tener.

AMOR I (Raúl Brasca)

A ella le gusta el amor. A mí no. A mí me gusta ella, incluido, claro está, su gusto por el amor. Yo no le doy amor. Le doy pasión envuelta en palabras, muchas palabras. Ella se engaña, cree que es amor y le gusta; ama al impostor que hay en mí. Yo no la amo y no me engaño con apariencias, no la amo a ella. Lo nuestro es algo muy corriente: dos que perseveran juntos por obra de un sentimiento equívoco y de otro equivocado. Somos felices.

AMOR II (Raúl Brasca)

Pretende que yo estoy enamorada del amor y que a él sólo le interesa el sexo. Dejo que lo crea. Cuando se cuerpo se estremece, lo atribuye a sus muchas palabras. Cuando mi cuerpo lo estremece, lo atribuye a su propio ardor. Pero me ama. Y no lo saco de su engaño porque lo amo. Sé muy bien que seremos felices lo que dure su fe en que no nos amamos.

****

Esta segunda tanda pertenece a los microrrelatos que participaron en el concurso de Relatos en Cadena de la Ser:

ABISMO (Juan José Quintas Feijoo, finalista del 11/3, semana 19)

Ese tic tac que escuchamos hace rato al otro lado de la pared nos resulta ahora especialmente molesto. En otra época nos reíamos, comentábamos su ritmo, sus variaciones, y muchas veces lo emulamos como metrónomo de nuestra propia cadencia. Está claro que los dos lo oímos, callados en la oscuridad, esperando incómodos a que termine y, sin hacer ningún comentario, nos giramos cada uno hacia nuestro lado abriendo un abismo de colchón vacío.

CON EL CIELO GANADO (Juan Martín Araujo, finalista del 11/2, semana 17)

—¡Acelera! —grita mi mujer, para presumir del carísimo coche que me hizo comprar.
—¡Espabila! —me abochorna haciendo que nos saltemos las colas en los supermercados.
—¡Aligera! —me tira del brazo cuando vamos a cruzarnos con gente de mi familia, a quien nunca le apetece saludar.
—¡Abrevia! —me corta cuando intento desahogarme contándole los apuros de mi trabajo.
—¡Apúrate! —me obliga a engullir rápidamente el almuerzo, porque prefiere la sobremesa con las amigas.
—¡Apresura! —me mete prisa cuando saco dinero para su estilista, su masajista o su lotero.
En cambio, las escasas noches que no finge dolor de cabeza:
—¡Frena, Pepe, frena!

EL FIN DEL ROMANTICISMO (Sara Barbera Sánchez, finalista del 10/12, semana 10)

Ni subido a una escalera conseguiría besarte. Llevo días dándole vueltas al tema y no se me ocurre nada. Yo no puedo saltar tanto y la escalada nunca fue mi fuerte. He pensado en llamar a los bomberos para que me presten la escala, pero dudo que consideren lo mío una emergencia. También pensé en comprar cien globos e hincharlos de helio pero creo que eso solo funcionaría si yo fuese un dibujo animado. Al final no voy a tener más remedio que bajarte del pedestal. Tanto romanticismo no es práctico.

****

Termino con un relato de Carlos Salem, publicado en “Yo también puedo escribir una jodida historia de amor” (Ediciones Escalera):

LIGAR, EN TODOS LOS SENTIDOS

2. Alear. (Del lat. Alligare) Producir una aleación, fundiendo sus componentes
Se miraron e hicieron como que no se veían. Él sintió una punzada y ella parpadeó tres veces y se enderezó en la silla. Nada más. La vida siguió pero algo flotaba y lo sabían. Hablaban como por casualidad, manteniendo las formas. Ella le envío una señal pero sin usar la sonrisa y a él, entre otras cosas, lo que le gustaba era su sonrisa. No respondió. Pero procuró cruzarse con ella con más frecuencia. Nada más. Ella desplegaba el mejor de sus encantos, el carácter. Y él optaba por no mostrarse mucho para que el deseo no sobresaliera, y en la superficie había calma aunque debajo hervía la tormenta. ¿Quién empezó? Cada uno a su manera, desafíos discretos, perfiles, llamadas. Nada más. Podía quedar en eso y lo sabían. ¿Quién dio el primer paso? Fueron dos y los llevaron a desatar los nudos en e-mails tórridos o sugerentes, y ya sin nudos se enfrentaron una tarde y dejaron de preguntarse quién cazaba a quién y disfrutaron de la caza y de la presa, se dieron lo prometido y lo que las intuiciones no se atrevieron a vaticinar. Y se lo siguen dando cuando pueden. Nada más.
****
Bien, chic@s, esto es todo por ahora. Abrid bien los ojos y la mente, que seguro que el día nos depara cosas muy buenas.  http://www.youtube.com/watch?v=C_Aw_8QIDI0&feature=related
Anuncios

Autor: valeriatittarelli

Redactora freelance, community manager y bloguera. Investigación y generación de contenidos para redes sociales y blogs. Artículos, notas, reportajes.

3 pensamientos en “De amores … o similar

  1. Ya toy abierto, de ojos y mente, vicios@s. Si es que no se os puede dejar sol@s:
    Camas, chico buca chica, el amor, parejas…

    Buena recolección recopilada. Muy intensa tu labor en este reencuentro. Multitud de caminos y la palabra como raíz. Gracias por tantas voces e historias,alead@s quedamos, je,je, saludos y abrazos, Julián Sánchez Caramazana

    Me gusta

  2. Eyyy amigo. Ya sabía yo que mis últimos post te iban a agradar, jejjee.
    Un abrazo de los fuertes 🙂

    Me gusta

  3. You have an incredibly nice layout for your blog, i want it to utilize on my site also . aadedkffgafe

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s