IoSonoValeria

Mi diario de a bordo

Mamá

Deja un comentario

    ¡Muy buenos días!

El énfasis en desearos una buena jornada es porque realmente hoy es un día horrible. Lluvia melancólica. Pena en el alma. Incertidumbre. Un día feo, feo. Así que lo voy a dedicar a intentar mejorarlo, para mí misma y para los demás, para todos los que paseís hoy por aquí.

¿Creeís en las casualidades? ¿O todo forma parte de un destino ya escrito? ¿O tu propia energía vital provoca que ocurran ciertas circustancias o acontecimientos?  Yo voto por ésto último. Por ejemplo: el jueves pasado recogí un libro de la Biblioteca de Andalucía. Se trata de “Mamá“, de Joyce Carol Oates. Iba buscando otro título de la autora pero como estaban todos fuera, decidí a llevármelo. Ángeles Prieto me había hablado muy bien de esta escritora.  El libro comienza de esta forma:

“La última vez que ves a alguien y no sabes que será la última vez. Y todo lo que ahora sabes, ojalá lo hubieras sabido entonces… Pero no lo sabías, y ahora es demasiado tarde. Y te dices: <¿cómo iba a saberlo?. No podía saberlo>. Te lo dices.”

Al leerlo me hizo reflexionar. ¿Actuaríamos de forma diferente si supiéramos que es la última vez que ves a alguien? ¿O seguirías el patrón consabido? ¿Dejarías que ganara el orgullo, el amor propio? ¿Le dirías a esa persona, de saber que es la última vez que vuestros ojos se encuentran, todo lo que llevas dentro, cúanto la has querido, cúanto la valoras, cúanto amor aún tienes para ofrecerle? ¿O te callarías, sabiendo que quizás es una última vez , pensando que no merece la pena? Joyce Carol Oates cuenta en “Mamá“, la historia de una no despedida: «Ésta es la historia de cuánto echo en falta a mi madre. Algún día, de una forma única, será también tu historia.» Habla de su madre, pero es aplicable a todas esas situaciones en las creyendo tener la razón callas y te vas. O de cuando estás cansado y tiras la toalla y te rodeas de silencio. A la protagonista de “Mamá”, esa forma de actuar le pasa factura con el tiempo. Como al resto de nosotros nos ocurrirá… ley de vida.

Podéis leer los primeros capítulos desde este enlace: http://www.alfaguara.com/uploads/ficheros/libro/primeras-paginas/200904/primeras-paginas-mama.pdf

Segundo ejemplo. Con el ánimo que hoy me rodea, abro mi correo y recibo un mensaje de “Yasabesquién”, de la que hace mucho tiempo que no tengo noticias (espero que todo te vaya bien, preciosa) . Un e-mail de esos que se reenvían, de los que normalmente emplazo a la papelera virtual sin mirar siquiera. Sin embargo, esta mañana lo he abierto. Quizás habrá sido el título, no sé. O que esta mujer parece enseñar a discernir las emociones que sentimos. “Elsa Punset, pedagoga de las emociones“.  Os dejo el contenido de la entrevista que Víctor M. Amela le hizo a Elsa, hija de Eduardo Punset:

Me permito sentir el misterio
VÍCTOR-M. AMELA – 25/01/2010

Vivió en Haití?
Siendo niña, sí. Por eso sé que en Europa vivimos de espaldas a los riesgos que allí amenazan las vidas: allí viven intensamente, aquí vivimos anestesiados.

Pues bendita anestesia.
Pero pagamos un precio: aquí la vida no late. Y, aburridos, llegamos a deprimirnos. Y nos afanamos en distraernos.

¿Y qué propone?
Adiestrémonos en gestión emocional. La ciencia demuestra que todo – hasta un pensamiento-arranca de una emoción: ¡somos animales más emocionales que racionales!

Pobre Descartes, qué viejo se queda
Sí, pero ¡en las escuelas todavía no enseñamos a nuestros niños a gestionar sus emociones! ¡Qué atraso!: hacerlo reportaría fabulosas bendiciones para ellos y la humanidad.

¿Se puede enseñar a sentir?
Nos enseñan a desconfiar, recelar, sospechar, despreciar, odiar… ¡Que nos enseñen a amar! Nos enseñan que el mundo es peligroso, pudiendo enseñarnos que es fabuloso.

¿Lo es?
Hay sólo dos modos de relacionarse con el mundo: desde el miedo o desde el amor. Sentir curiosidad por el mundo es amarlo, es lo mismo. ¡Es lo que sienten los niños pequeños! Esa inocencia radical, ese amor, curiosidad… es lo que luego nos enseñan a perder.

¿Por qué hacemos eso?
La educación aún premia las emociones defensivas ante el mundo, en lugar de premiar las emociones amorosas hacia el mundo. Será por algo, ¿no? Porque seguimos anclados en lo que hace 100.000 años resultó útil para sobrevivir en entornos cuajados de peligros: herramientas – miedo, angustia, tristeza, ira…-que hoy quedan anticuadas y son ya un lastre.

¿Recibió usted de sus padres la educación correcta?
Me dieron las dos cosas que hoy se sabe que son los dos puntales de la felicidad.

¡Dígamelas, por favor!
Una: afecto. Dos: sentido de control sobre tu vida.

Explíqueme esto.
Recibir afecto en la infancia infunde confianza y seguridad ante el mundo. Estudios sobre resiliencia – capacidad para remontar tremendos reveses-demuestran que niños tratados horriblemente que se agarraron a una mirada amorosa… pudieron remontar. Puntal uno: amor. Puntal dos…Soberanía sobre tu vida. Mis padres jamás hablaron de “la suerte”, sólo de cómo actuar: eso te enseña a ser el piloto de tu vida.

¿Qué emociones premia usted al educar a sus hijas?
Las ayudo a identificar cada una de sus emociones: así entienden qué está pasándoles.

¿Hay emociones positivas y negativas?
No. Hay emociones útiles e inútiles. Si un día están tristes, las entreno a no temer a la tristeza y a saber qué está mostrándoles.

¿Y qué muestra la tristeza?
El temor por una pérdida: por una ausencia, una carencia, porque algo termina… Si comprendes eso, ¡lo llevas mejor! Si no, esa tristeza puede agobiarte, angustiarte… y hasta llevarte a medicarte sin necesidad. Eso se hace mucho por aquí. Porque no escuchamos lo bastante las voces de nuestras emociones. Habitúate a escucharlas y entenderás tus pasiones. Y una vida con pasión y sentido es más feliz.

¿Cómo puedo descubrir mi sentido?
Al levantarte, cuestiónate: “¿Qué me hace hoy levantarme?”. El psicólogo Viktor Frankl lo planteó más crudamente: “¿Qué impide que hoy me suicide?”. Lo que se esconde tras la respuesta es tu sentido.

¿Y luego?
Aliméntalo. De lo contrario, podrías matarlo de hambre. Hazte regalos emocionales. Quizá sea apuntarte a una clase de baile… ¡Siembra tu vida de pequeños cambios!

¿Eso me hará más feliz?
Conozco un estudio hecho sobre 5.000 personas: un 10% declararon ser felices. Pues bien, se observó que esas 500 personas habían seguido un patrón común…

¿Cuál? Cuente.
Se habían marcado una meta. La habían puesto por escrito (o se la habían contado a conocidos), en una especie de compromiso público. Habían establecido metas volantes, etapas menores en el camino hacia su gran objetivo. Y cada vez que alcanzaban una meta volante, se gratificaban con algo.

Tomo nota.
Un amigo mío indio me dijo: “A vosotros os entierran a los 80 años, pero os morís a los 20“. Me hizo pensar… Hoy sabemos que nuestro cerebro es muy plástico: ¡podemos reinventarnos cada día durante 80 años! No lo hacemos. ¡Atrevámonos, pues es posible!

Excitante: reinventarte cada día.
Abrámonos a la realidad…, que incluye el misterio. Darle la espalda a lo inconsciente y a lo misterioso nos priva del 80% de la realidad, ¡la convierte en plana y aburrida!

¿Cómo aconseja mirar la realidad?
La ciencia nos habla de lo que sabe, pero no puede hablarnos de lo que no sabe. No prescindas de todo eso. ¡Permítete inventar preguntas y soñar respuestas! Es esa capacidad de inventar y soñar (y no sólo la de analizar) la que nos hace plenamente humanos.

Gracias, maestra.
¡Los maestros son los niños! Ellos nacen libres, con esa inocencia radical abierta al misterio, a la confianza en la vida y al amor al mundo. Si la conservásemos…, ¡seríamos siempre creativos y felices!

Inocencia radical?
Aspiro a ser la más lograda versión de mí mismo” (Merleau-Ponty), “Sueña sin que los sueños te esclavicen” (Rudyard Kipling), “El ángel de mi nacimiento dijo: ´Pequeña criatura hecha de alegría y júbilo, ¡corre y ama sin ayuda de nadie en la Tierra!´” (William Blake): son máximas citadas por Elsa Punset en su ensayo Inocencia radical (Aguilar), que apela a los últimos hallazgos de las neurociencias y la psicología para ponerlos al servicio de “una vida con pasión y sentido”, dice ella. Hija de Eduard Punset, profundiza en la gestión de las emociones y aboga por enseñarla en las escuelas. Me despide con una frase de Jung: “La vida te hace una pregunta cuya única respuesta es tu vida”.

****

Tengo en mi mesa otro regalo del día. Llegó el viernes por la tarde, pero a esa hora yo estaba de viaje, con mariposas en el estómago y deseos contenidos. Lo he visto esta mañana. Ya he regresado de mi viaje. Las mariposas han venido también. Y los deseos se han multiplicado, se han reproducido, se han enquistado tan dentro de mí que duelen horrores. En fin…

Se trata de “Perversiones” un libro de relatos cortos que se autodenomina así: “Breve catálogo de Parafilias Ilustradas“, editado por Traspiés dentro de la colección “Vagamundos“. Es una edición pequeña, como una cajita mágica donde al abrirla te encuentras con cuentos eróticos de Ángel Olgoso, Óscar Esquivias, Andrés Neuman, Raúl Brasca, Miguel Ángel Zapata (eyyy zar), el amigo José Cruz Cabrerizo (eyy, José!), Pepe Cervera, Esteban Gutiérrez Gómez (qué tiempos los del Colibrí), nuestro querido Miguel Ángel Cáliz… cada uno de ellos acompañados de estupendas imágenes ilustradoras de autores como Ráulo Cáceres, David Guirao, Pablo Gallo, Hugo Rg, Marina Guiu…  

Ya sé que es el lunes y la líbido andará dormidita. Justamente por eso, quizás, os dejo una pequeña muestra de los relatos allí incluidos. Os comento también que este libro será presentado el próximo viernes, 3 de diciembre, a las 19.30h, en la Librería Picasso de Obispo Hurtado:

HISTORIA ABREVIADA DEL SEXO EN PANTALLA (Miguel Ángel Cáliz)

No hay nada como el sexo con una pantalla. Y sé que muchos me entienden. Después de todo, quién no ha buscado alguna vez el escote de su presentadora favorita, quién no se ha excitado con un anuncio, quién no ha puesto en video en pausa durante una escena erótica y se ha excitado sopesando las posibilidades de rebobinar la escena, del avance cuadro a cuadro, del zoom digital. Ni la zoofilia, con sus infinitas variedades, ni el sadomasoquismo, siempre tan contumaz, ni las sugerentes posibilidades que ofrece la sexualidad poliforma. A nosotros nos gusta acariciar el botón de un mando a distancia, excitarnos con los detalles de esa imagen que siempre vemos a solas, vaciarnos frente a un cuerpo que puede aguardar horas y horas en el monitor. Que otros paguen por el sexo en prostíbulos, que otros estipulen la satisfacción de su deseo en sofisticados contratos matrimoniales. Nosotros queremos follar en pantalla, sentirnos sucios de píxeles, desvanecernos de lujuria frente a un universo plano y cuadrado. Necesitamos vídeos perversos, webcam húmedas, chats lúbricos y excitantes.

No hay nada como sexo en pantalla. Y sé que muchos me entienden. Sobre todo ahora, que nos aguarda el inagotable universo de las pantallas táctiles.

 ATADURAS (Rafael Linero)

Empezó sugiriendo que atara sus muñecas con mis medias. Luego pidió gruesas cuerdas para sujetar firmemente sus brazos y piernas. Por último, demandó cadenas para inmovilizar cada parte de su cuerpo. Sólo entonces permitía que lo tocase y pudiésemos hacer el amor.

Siempre he estado dispuesta a atarlo, él lo sabe. No hay nudo tan intricado que no pueda hacer ni candado tan complicado que no pueda cerrar.

No entiendo por qué ahora que mis ataduras han logrado tal nivel de perfección, él no permite que yo lo toque. No hay cuerda ni cadena, no hay nudo ni candado que pueda comprarse con las ligaduras que he creado para él.

Nuestro matrimonio, nuestra hijita y su extraña enfermedad, nuestra axfisiante hipoteca, mis celos y mi depresión. He creado todas estas ataduras para él y, sin embargo, ahora no quiere ni pensar en el sexo.

****

Otro amigo, otro escritor, una mente que anda por ahí dilucidando, pasando por un momento “asín” o “asao”, quién sabe, bueno, Norberto Luis Romero, me deja este enlace: http://www.ila-magazine.com/www.ila-magazine.com/spanish/spanish.html , donde podeís leer su relato “La casa tomada“. Leed, leed, leed. Es la mejor forma de abrir tu mente.

****
Vamos con la agenda semanal:

-Hoy, partido que paralizará media España. A verlo con cervecillas delante.

-Mañana, cita con Luis Mateo Díez: 19:00 h Cuadra Dorada (Museo Casa de los Tiros)
      “Azul serenidad o la muerte de los seres queridos

Desde aquí http://www.alfaguara.com/uploads/ficheros/libro/primeras-paginas/201008/primeras-paginas-azul-serenidad-muerte-seres-queridos.pdf, podeís leer las primeras páginas de este libro.

Luis Mateo Díez nació el 21 de septiembre de 1942, en Vilblino (León), donde su padre era funcionario del ayuntamiento. Su infancia transcurrió en este pueblo montañés hasta 1954, año en que la familia se trasladó a León. El contacto con el rico acervo cultural del medio rural determinó en Luis Mateo una temprana disposición hacia lo imaginario, oral o escrito. Estudió Derecho en Oviedo y Madrid e ingresó en 1969, por oposición, en el Cuerpo de Técnicos de Administración General del Ayuntamiento de Madrid. En esta ciudad reside desde entonces alternando la oficina con la creación literaria en un equilibrio óptimo, a juicio del escritor, que está casado y es padre de dos hijos. Entre 1963 y 1968, participó en la redacción de la revista poética Claraboya junto a Agustín Delgado, Antonio Llamas y Ángel Fierro. Por entonces publicó sus primeros poemas. Sin embargo, su creación poética es efímera y deja paso definitivamente a la ficción narrativa. Su prestigio literario ha ido creciendo a la par que su incesante producción con la publicación de novelas, cuentos, microrrelatos, artículos, y otras obras de difícil adscripción genérica a medio camino entre la rememoración vivencial, la reflexión literaria, el ensayo y la ficción. La literatura de Luis Mateo Diez está centrada en la tradición fabuladora de Castilla y León, pero su trascendencia es universal, es dueño de uno de los universos más personales de la narrativa española contemporánea. Su obra literaria ha sido traducida a numerosos idiomas y, en ocasiones, adaptadas al cine. Ocupa el sillón “I” de la Real Academia Española desde el 21 de mayo de 2001.

El próximo día 2 de diciembre, a las 19, 30 h. tendrá lugar la presentación del libro “En el mundo de los mundos” del poeta y catedrático de literatura latinoamericana Álvaro Salvador. El acto tendrá lugar en la sede de la Asociación de la Prensa de Granada, sita en Placeta de los Peregrinos de dicha ciudad, y en el mismo intervendrá, además del autor, el periodista y escritor Alejandro V. García.

  En el mundo de los mundos es una recopilación de los artículos y prosas publicadas en los últimos años por el poeta y catedrático de literatura en la Universidad de Granada, Álvaro Salvador. Un repaso a los temas de la actualidad y a la situación en los países latinoamericanos, al tiempo que un homenaje a la literatura de los grandes autores del continente americano.

Hablando de Rubén Darío, Octavio Paz afirmaba que el escritor debe ser “un hombre en el mundo de los mundos, no un abstraído frente a sí mismo”. Con esa actitud es con la que Álvaro Salvador ha reunido estos textos, en los que a partir de una anécdota sabe trascender al comentario de cuestiones generales que interesan y preocupan a una mayoría de lectores. Desde el homenaje a sus referentes literarios a las disquisiciones sobre temas de actualidad, pasando por la crónica de viajes, este “En el mundo de los mundos” se adentra en el feminismo, las guerras imperialistas, la hipocresía social, los mitos de la civilización tecnológica, el terrorismo, la debilidad política, etc., etc., manteniendo siempre una perspectiva independiente y crítica con las posiciones políticamente correctas.

Álvaro Salvador nació en Granada en 1950, ciudad en la que ejerce como catedrático de Literatura Hispanoamericana. Ha publicado los libros de poemas “Las Cortezas del Fruto” (1980), “Tristia” (1982) “El agua de noviembre” (1985), “La condición del personaje” (1991), “El Impostor” (1996), “Ahora, todavía” (2001) y el volumen antológico “Suena una música” (2008). Es también autor de las obras de teatro “El sueño de un reino” (1983) y “El día en que mataron a Lennon” (1997), de las novelas “Un hombre suave” (2000) y “El prisionero a muerte” (2005); así como del libro de aforismos “Después de la poesía” (2006). Ha publicado libros de crítica literaria como “Para una lectura de Nicanor Parra” (1975), “Rubén Darío y la moral estética” (1986) o “Introducción al estudio de la literatura hispanoamericana” (1987), en colaboración con Juan Carlos Rodríguez. En el 2002 se le concedió el Premio Casa de las Américas de Ensayo por su trabajo “El impuro amor de las ciudades”. En el año 2010 publicó el poemario “La canción del ousider” (Editorial Visor), por el que resultó finalista del Premio de la Crítica y del Premio Nacional de Literatura.

    El viernes, como ya apuntado, presentación de Perversiones. http://editorialtraspies.blogspot.com/2010/11/presentacion-de-en-el-mundo-de-los.html

****

Esto es todo por hoy. Guardaré un poco de energía para el blog de En Sentido Figurado. Pero antes, tengo que elegir qué voy a hacer con mi día, así que voy a poner dos cancioncillas, una melancólica y la otra alegre. Porque siempre hay opciones, sólo hay que elegir :).

Un fuerte abrazo y sed felices,

miles de besos, Valeria.

http://www.youtube.com/watch?v=I2CImzx0VAs&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=EEt-XcqQz4A

http://www.youtube.com/watch?v=YrRa49opiUc

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Autor: valeriatittarelli

Redactora freelance, community manager y bloguera. Investigación y generación de contenidos para redes sociales y blogs. Artículos, notas, reportajes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s