IoSonoValeria

Mi diario de a bordo

… la notte ti vengo a cercare

2 comentarios

Muy buenos días, amigos y amigas.

     Ante todo, recordaros de que hoy tendrá lugar la segunda sesión del Club de lectura Pasapágina, durante la cual  repasaremos la novela  “El curioso incidente del perro a medianoche” (si todo el mundo ha hecho los deberes, claro está :)). Será a las 20.00h en el local de Valtí Viajes (C/Ángel nº 4, tlf 958/993770) y propondremos la siguiente lectura de la quincena.  ¡Os esperamos!

Tengo que confesar dos cosillas. Ayer… me dejé llevar. Fui a una librería. Y no pude salir sin dos libros. Uno, “Infiel” de Joyce Carol Oates (Editorial Alfaguara; un libro de relatos al que estoy deseando hincarle el diente, tras el estupendo “Mamá“) y “Llenad la Tierra” de Juan Carlos Márquez (Editorial Menoscuarto: otro que estaba deseando leer, pues ya lo hice en su día con “Oficios” y “Norteamérica profunda“).  ¿Que cúal comencé? Pues “Llenad la tierra“, entre otras cosas porque Infiel tiene la friolera de 545 páginas y tiene lugar destacado en las lecturas del puente venidero.

   “Llenad la tierra“. Me gusta el título. Me encanta la portada. Me parece el libro más díscolo de los que he leído de Márquez. He disfrutado muchísimo con la lectura de “El corazón de mi padre“, me he divertido con “Mamá recitando a Neruda“, he vuelto a la guerra fría con “Belgrado 1976“, he sonreído y me he sentido impotente con “El orden integral“, me he reencontrado con “Amigos” que leí en Relataduras (el blog de Juan Carlos), me he apenado con “De pecera y trenes” y lo he hecho aún más con “Nahuk“, he vuelto a sonreír con “Cuántica” y nuevamente me he divertido con “Mecánica popular“. Quizás lo que más me guste del libro es esa diversidad narrativa; unos cuentos irónicos, otros relatos profundos;  no tiene cabida el aburrimiento. Cuando ya piensas que basta de tristezas, que el ánimo no está para eso, va y te viene una bofetada de aire fresco con el siguiente. Así, que ¿qué os voy a decir? Que lo leáis, claro. Otro aliciente, su precio. Quince eurillos de nada. Para un amigo invisible o para los regalitos navideños que ya están a la vuelta de la esquina. Os dejo “Amigos“, (aunque ya lo hice hace tiempo), pero en días venideros publicaré algo más de este libro:

AMIGOS (Juan Carlos Márquez)

“Un hombre con la ropa hecha jirones que hedía a vino barato me paró ayer en el vestíbulo del supermercado: “Eh, Adolfo, ¿no me reconoces? Soy yo, Leo, tu amigo imaginario de la infancia”.

Mi otro pecado es que me olvidé de algo. Y claro, cuando llegué al fondo de la librería, me topé con la presentación de “Idioteca“; estos días están siendo difíciles, así que lo había olvidado por completo. Bicheé: había bastante público, pero ya no era cuestión de presentarse e interrumpir. En fin… pequeño lapsus que, aunado con mi proverbial timidez, hizo que escuchara la lectura entre bastidores librescos…

Pecados, penitencias… perversiones 🙂

VELOCIDAD (Esteban Gutiérrez Gómez, en “Perversiones“, Editorial Traspiés)

Acabo de recogerla del hospital. Las piernas rotas, el cuello hecho puré y la cara descompuesta: dos años de recuperación. Sus labios no, sus labios igual que siempre. Sonríe.

Me mira y, solo de pensarlo, tiemblo.

A mí no me fueron mucho mejor las cosas: tuve que volver a aprender a andar y todavía me orino encima. Uno de mis ojos, el menos centrado, es de cristal.

Agarra mi mano y vuelve a sonreírme. Tiene un brillo maligno en su mirada que a mí me descompone.

Me dejo dominar y, solo de pensarlo, tiemblo.

El coche es nuevo. Un todoterreno, por lo que pueda pasar. Alto como un tanque, con defensas delanteras cromadas y cristales blindados. Salimos a la autopista y cogemos velocidad. Me mira. Sus labios carnosos, como los recordaba.

Pasea su lengua por ellos y, solo de pensarlo, tiemblo.

Empieza a ponerse tensa, como levitando sobre el asiento. Luego como que se licua, se desliza hacia abajo, muerde su labioinferior y empieza a gemir. Siente la aceleración en su sangre, me acaricia, mete sus dedos en mi boca y agacha la cabeza hacia mi regazo.

La cremallera suena y libera mi fogosidad.

Me lame y tiemblo.

Agarro el volante con fuerza, intento memorizar la carretera y cierro los ojos. ”

****

De por allí y por allá:

-Cerilla, o sea, nanorrelato de Víctor Lorenzo Cinca en su bitácora “Realidades para Lelos“: http://realidadesparalelos.blogspot.com/

-Ternura en “Visitas” de Jesús Esnaola, en El Dr. Frankestein, supongo: http://frankensteinsupongo.blogspot.com/

-Interesante acercamiento a las nuevas reglas ortográficas en el blog de Fernando Valls, La Nave de los Locos: http://nalocos.blogspot.com/

-En “Sueños en la memoria” de Gemma Pellicer, “Cono de sombra“, sobre el brillo hiriente de la noche: http://megasoyyo.blogspot.com/

****

Sé que me queda aún algo por apuntar, pero anda en nebulosas. Mientras tanto, mis mejores deseos de una vida dulce y mil besos esparcidos, para que os lleguen allá donde estéis. Valeria.

Anuncios

Autor: valeriatittarelli

Redactora freelance, community manager y bloguera. Investigación y generación de contenidos para redes sociales y blogs. Artículos, notas, reportajes.

2 pensamientos en “… la notte ti vengo a cercare

  1. Gracias, Valeria, y bxs michelados!!!

    Me gusta

  2. Ayyy, Esteban, que te leo muy virtual con esos “bxs”, jajaja. Y de nada, por supuesto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s