IoSonoValeria

Mi diario de a bordo


2 comentarios

Elegance-On, elegancia digital I

Siempre se ha dicho que la elegancia al vestir es un don innato, y muy probablemente sea así.

Pero no es de moda de lo que os voy a hablar hoy, sino de Elegance-On, la elegancia que se ha de demostrar y llevar a cabo en el mundo digital.

Para ello nada mejor que definir qué entiendo por elegancia:

– Elegance-On es enfocarse hacia un branding coherente con la filosofía de la empresa.

– Elegance-On es también el tener una elegancia ética, por ejemplo citando la fuente al utilizar o compartir contenido e imágenes de otros.

– Elegance-On es también un saber estar en redes sociales. Aquí me refiero tanto las empresas enfocadas hacia la reputación de la marca, como a los profesionales que se dedican al social media marketing. En el primer caso, ese saber estar, esa elegancia, aparte de definirnos,  nos va a ser imprescindible en la gestión de una crisis de imagen de marca. La improvisación en “caliente” puede acarrearnos muchos problemas.

EleganceOn

Al segundo caso hago referencia porque llevo observando ciertos comportamientos entre CEO’s, community managers y expertos en social media marketing que olvidan que la elegancia ha de ser su carta de presentación.

Es curioso que personas que se dedican a diseñar la imagen de la marca digital de un tercero, puedan permitirse ciertos comportamientos que dejan en entredicho su supuesta profesionalidad, ¿no creéis?

Pero volvamos a qué entiendo yo por Elegance-On:

Elegancia es respeto por los demás, por su trabajo. Elegante es también no desprestigiar a los demás solamente basándose en percepciones totalmente subjetivas. Elegante es dar la enhorabuena a los compañeros de profesión por sus éxitos: hay “pastel” para todos, de nada sirve dejarse llevar por envidias. Elegante es saber reconocer los propios errores, sin desviar la culpa.  Elegante es no encumbrarse en una posición y cerrar mente y mirada hacia lo que nos rodea. Elegante es ayudar a los demás en un momento dado; quizás en algún momento la ayuda la necesitemos nosotros. Tener Elegance-On es ser agradecido cuando se recibe esa ayuda, incluso si ésta no ha sido solicitada. Elegancia es saber dar las gracias, saber reconocer la valía de los demás y mencionarla. Elegancia es alentar a las personas que forman parte de un equipo.

A person

                                                                                     (Imagen tomada del muro en Facebook de Heli Sulbaran)

Como bien detalla la imagen de más arriba, son los hechos de una persona los que van a confirmar quién es en realidad.

En el branding empresarial podemos afirmar lo mismo. Por eso Elegance-On es también transparencia y honestidad a la hora de transmitir. No caigamos en el error de enviar un mensaje que no se adecúa a la realidad. Con ello solo obtendremos un efecto rebote nefasto.

Mantengamos una Elegance-On en todo momento al relacionarnos en internet y redes sociales. Empresas y profesionales.

(Continuará …)


2 comentarios

#FelizLunes! El quid de transmitir …

FrasesWonder001¡Feliz lunes!

Esta simple “obertura” lo hace. Transmite. Ése es el objetivo que debemos lograr cuando sentemos las bases de la comunicación de la empresa, de la marca, de nuestra persona:  transmitir. Y hacerlo de la forma más natural posible: que no se “lea” autoimpuesto, que no se note forzado.

Este lunes, por ejemplo, acaba de ser para mí, feliz. Ha bastado un simple momento, la lectura de un e-mail, que ha derivado en una satisfacción personal y profesional. Es lógico que lo que comunique a partir de este momento esté adornado de positividad, de ganas de progresar, de continuar.

Pero puede ocurrir que cualquier otro día mis ánimos estén de capa caída, que no haya tenido lugar ningún breve momento de felicidad que me incite a comunicar la belleza de la vida, ni lo bonito que es el amor, o que a un lunes se le puede hacer frente con una sonrisa.

No pasa nada. Escribimos, comunicamos, transmitimos a y para personas. Personas que pueden haberse despertado con una alegría o, por el contrario, a las que les cuesta horrores comenzar la semana con una mínima porción de positivismo.

Puede incluso que un mensaje “demasiado alegre”, moleste a éstos últimos. O puede que no. Que les motives un poco. El caso es que siempre tendrás a alguien a quien sí les venga bien tu mensaje. Supongamos un lunes horroroso, que ni 3 cafés consiguen poner en marcha las neuronas. Y en el tipo de comunicación -el tono narrativo –  que usamos lo hacemos notar.

Si queréis saber algo más sobre el tono narrativo, os enlace al articulo que publiqué hace unos meses en el blog de DesmarcateYA: http://desmarcateya.es/el-tono-narrativo-en-socialmedia-iosonovaleriacm/

Regresando al tema principal de este post, os pongo un ejemplo. Incluimos un cartel de este tipo (un inciso: siempre que nos sea posible, intentad utilizar recursos propios. Pero eso lo explicaré con más detalle en otro post):

lunes

A la vista de este cartel, los lectores, los usuarios, los clientes, pueden tener dos tipos de reacciones:

Ponerse de tu lado: sí, los lunes son lo peor. Menos mal que no soy el/la único/a en pensarlo. Qué bien que esta marca empatice con mi mal humor matutino. Piensa en mí también. Se identifica conmigo.

Ponerse de tu lado 2: vaya imagen que han incluido; venga va, les pongo un comentario que les anime. Que no es para tanto. Pero les entiendo, empatizo con ellos, con esa marca, con ese bar, con ese escritor. Porque yo también he tenido lunes de los malos, de los peores. Y de paso me guardo la imagen (de nuevo, mejor recursos propios) para pasársela a mi amiga, novio, compañero de trabajo para que le haga gracia. (Y al pasarla habremos

¿Objetivo conseguido? Yo creo que sí. En ambos casos nos hemos acercado al usuario, al cliente. Porque en redes sociales, blogs, webs, en cualquier tipo de comunicación online debemos tender al acercamiento; al hacernos “ver” humanos. ¿De qué sirve una marca encorsetada en internet? ¿Una marca que solo y exclusivamente presenta su producto o servicio pero no transmite nada, no provoca sensaciones?

Las-personas-deben

Incluso en el caso de un profesional independiente, ¿no gustará más alguien que sabe de emociones? ¿Que se levanta despeinado y que le cuesta ponerse las pilas pero lo hace? ¿Que se equivoca e invierte sus energías en arreglarlo?

Las personas, esa que llamamos target, el público: hacia ellas hay que dirigirse siempre.

People are strange when you’re strange.

Como siempre, sed felices y hasta pronto.

Besos mil,

Valeria


2 comentarios

#StandByMe: quédate a mi lado. Una de #Engagement

Mucho insistimos en que es necesario crear y definir una identidad de marca para que el usuario nos identifique de forma acertada. Esto es necesario por varias razones: una de ellas es para conseguir que el usuario, una vez cercionado de quiénes somos y qué ofrecemos, nos retenga en su memoria, regresando a nosotros siempre que necesite nuestro producto o servicio.

Esto se traduce en que estaríamos generando una fidelidad o lealtad hacia nuestra marca. Fidelidad y lealtad no son lo mismo, pero para lo que quiero exponeros nos vale.

Un inciso: cuando hablo de marca y de identidad digital, lo hago pensando siempre en lo personal (para encontrar trabajo, por ejemplo), profesional (caso de ser freelance como es mi caso) o empresarial (aquí no hay que explicar nada, ¿verdad?).

Recordado este punto, paso a lo profundo del tema. En nuestras relaciones sentimentales, una de las premisas para que esta sea “de calidad”, “de verdad” y con cierto compromiso, es la de la fidelidad. Fidelidad que suele venir acompañada por una implicación por la otra parte.

En la vida virtual, ocurre exactamente lo mismo. Queremos fans y seguidores fieles. Que una vez que nos hayan conocido, comprado o realizado la llamada a la acción que era nuestro objetivo  (registrarse en un blog, suscribirse a una newletter o simplemente que lean nuestro currículum), REGRESEN. Que no nos abandonen por cualquier otra firma o marca.

En la vida personal enorme es la impotencia que nos genera el abandono de “la otra parte”. En nuestro caso, la impotencia nos llega cuando un cliente nos cambia, nos deja de lado, pasando a otra empresa, firma o candidato.

De ahí que debamos reforzar nuestra imagen, nuestra identidad digital cada día y no caer en el conformismo y el lado cómodo de la pantalla.

La pregunta es … ¿cómo consigo esa fidelidad? Pregúntate cómo lo haces en tus relaciones de pareja. ¿Qué hace que “la otra parte contratante” se mantenga a tu lado? Vamos a analizar un poco, desde dentro. Busca dentro de ti mismo lo que quieres saber de lo que está fuera …

Yo-busco-dentro-para

-Evitamos caer en la rutina: intentamos hacer cosas distintas, nuevas, interesantes. Es decir, innovamos.

-Tratamos a la otra persona con respeto y le brindamos apoyo.

-Procuramos que la alegría esté presente cada día o con la máxima continuidad posible.

Lo que no haríamos (o no deberíamos hacer) es suplicar. Que se queden con nosotros por pena o lástima. Queremos que estén a nuestro lado porque nos lo merecemos, ¿cierto?

Seguro que me dejo cosas en el teclado y seguro que podéis indicarme alguna forma más para lograr que vuestra pareja os sea leal. Pero por ahora me quedo con esas líneas para llegar a este punto: hacemos todo eso porque conocemos a esa persona, porque la escuchamos.

Justo lo que hay que hacer en el mundo digital, en las redes sociales, en los blogs. Practicar asiduamente la escucha activa. Conocer lo máximo posible a tu audiencia, al usuario, a tu cliente. Conociéndola y escuchándola seremos capaces de ofrecerle aquello que necesita para permanecer a nuestro lado. Para que no nos abandone a las primeras de cambio por aburrimiento o dejadez de nuestra parte.

¿Estáis de acuerdo?

Por cierto (ayyy, cómo me gustan los símiles con la vida terrenal): si en estos momentos estás sin pareja, convendrás conmigo que resulta muy complicado que alguien se fije en ti y que además decida implicarse en una relación. Conseguir ya que nos sea fiel es toda una hazaña. Esto se debe muy probablemente a un exceso de oferta que provoca que siempre se esté a la expectativa de que llegue alguien mejor. Hay muchas personas estupendas, válidas y bien preparadas.

A la hora de comprar un producto / servicio o de contratar a un profesional sucede lo mismo: mucha oferta de calidad y candidatos formados y con experiencia.

¿No os hace esto pensar que si tenemos la enorme suerte de encontrar esa persona / usuario debemos esforzarnos lo máximo para conseguir ese engagement?

Quizás os preguntéis cuál es la llamada a la acción que estoy buscando yo en estos momentos: resaltado en negrita está … 😉

Lo de siempre,

sed felices, en la pantalla y en la vida “de verdad”.


Deja un comentario

El verbo #twitter: reflexión vespertina …

¿Y si cambiamos aquello de “no hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti” por un mucho más beneficioso “haz a los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti?”. Me explico. Nos encantan que nos lean. Que nos comenten. Que nos den muchos “me gustan” en nuestra fan page o en las páginas de empresa de Facebook que gestionamos como community managers, que obtengamos un posicionamiento natural conseguido a través de nuestro contenido, de nuestras publicaciones.

Sí, eso es realmente genial. Fabuloso, Estupendo. Pero para conseguirlo hay que recordar que en el mundo digital, en el mundo 2.0, hay que, como en la vida real, ser cortés, educado y generoso. Esta fue una de las “enseñanzas” que quise transmitir en el curso de hace unos días.

LasPalabrasAmablesNoCuestanNada

Hay que comenzar por nosotros mismos: debemos hacer RT’S (¡¡leyendo el contenido!!), agradecer un nuevo fan, comentar en un blog, compartir una publicación en Google+. Hazlo y serás recompensado … si actúas desinteresadamente; si realmente aquello que viralizas lo consideras de interés. No hay que ser “pelotas”. Hay que socializar, eso sí. Ayudar al prójimo, porque pronto puede que el prójimo que necesite visibilidad seas tú mismo.

Por eso, cuando alguno de los “grandes”, de los llamados cracks, me da las gracias por un RT en Twitter, me alegro. Y cuando lo hace una marca o profesional más pequeño también, porque va por el buen camino.

Verbo Twitter

Por cierto, seguro que ya sabéis que las publicaciones que más alcances consiguen en Facebook son las imágenes. Carteles que se comparten una y otra vez, de muro en muro. Mensajes mayormente emocionales, porque recordemos (nunca olvidar, lo repetiré hasta la saciedad si es necesario), que el usuario que está detrás de una pantalla es una persona viva, que siente, vive, disfruta y sufre.

A uno de estos mensajes merece la pena prestarle atención enfocándonos en nuestra estrategia de marketing (lo mismo da que sea personal, profesional o empresarial), justamente por lo anteriormente escrito.

Agradece a quien destina parte de su tiempo en ti, no lo volverá a recuperar :).

valora-a-quien-te-dedica-su-tiempo-desmotivaciones

Para despedirme esta noche, de nuevo fuera prejuicios.

Un mismo título, “Please be kind“, diferentes estilos musicales: un gran clásico, un grupo indie.

 

Sed felices,

besos mil,

Valeria


4 comentarios

Lunes: enamora consiguiendo un “Always on my mind”.

Muchos meses han transcurrido desde mi último artículo, pero con la satisfacción de que esta demora en renovar mi punto de encuentro ha sido debida a que he tenido un estupendo volumen de trabajo. Ante todo los clientes, así que en el próximo artículo os dejaré un resumen de los artículos que he ido publicando aquí y allá y de unas cuantas novedades muy agradables.

Pero hoy, como bien reza el título de este post, deseo que enamoremos. Lo mismo da que sea lunes, o quizá por ello mismo. Que seduzcamos, que atraigamos, que provoquemos una fidelidad hacia nosotros mismos o nuestra marca. Porque de todos es sabido que tras una pantalla hallamos personas y que son a ellas a las que debemos enamorar. Con palabras, sí, pero con hechos también. Y un hecho muy constatable es la imagen que ofrecemos.

enamora

Dentro del curso que la semana pasada impartí sobre Facebook (y esa es una de las novedades que detallaré más adelante), creo que el mejor consejo que pude ofrecer a los alumnos fue el de “trabaja para ti, para tu imagen, para tu marca personal, TODOS LOS DÍAS“. En este caso, ninguno de los asistentes tenía aún una empresa, pero sí proyectos o la idea de reciclar su vida laboral. Y para comenzar un proyecto o encontrar trabajo hay que trabajar “muy mucho” la marca personal.

Hacer buen branding. Venderse, muy bien, sin pudor. Dejar que nos identifiquen a la perfección. Transmitir que los primeros enamorados somos nosotros mismos. Es decir, querernos y darnos valor. Justo como ocurre en la vida real, en las relaciones personales. Si uno no se quiere, difícilmente los demás nos querrán.

Esa es la idea; ahora hay que llevarla a la práctica. Y es fácil pero necesita de continuidad en el tiempo. Como dato curioso (ya sabéis que leo mucho y de diversa temática, para mí y para mis clientes), hay un estudio que dice que bastan 8,2 segundos para enamorar. ¿Qué te parece comenzar teniendo una frase corta que describa a la perfección quiénes somos, cuál es nuestro proyecto o a qué nos dedicamos? ¿Aprovechar esos 8.2 segundos para que se queden “prendados” de nosotros o nuestra empresa?

Mi frase, por poner un ejemplo,  es la siguiente: soy community manager; gestiono las redes sociales de empresas y profesionales. Claro y conciso. La frase que sigue y que pronuncio si tengo ocasión es “además redacto artículos bajo demanda, de cualquier tema, en páginas y blogs.”

Por ahora he conseguido cierto interés a esas dos afirmaciones: desde un “ahhh”, pasando por un  “qué interesante” y llegando a “cómo lo haces”, “cuánto cuesta”, “en qué redes o blogs publicas”, etc. He sembrado una frase y he recogido interés. Por supuesto no todos los que preguntan o con los que converso son mi público objetivo, mi target. Pero regresando al tema de las personas, las sinergias que se pueden provocar en un cara a cara son necesarias y muy beneficiosas; nunca sabes a quién puede llegarle tu información o incluso tu tarjeta de visita (por cierto … ¿la llevas SIEMPRE contigo?).

Hazte oír, hazte notar: no te quedes en el lado cómodo de la pantalla ni de la vida. Y aprende de los grandes. A mí me gustan especialmente las frases que recojo aquí y de allá de escritores célebres o en ciernes. Eso forma parte de mi identidad digital y personal.

El-eco-de-sus-ladridos

Un excelente ejemplo de branding lo tenéis en Gaby Castellanos. Si aún no la conoces, te invito a hacerlo. Tiene definidísima su imagen. Obsérvala y aprende.

10313824_10152425142173894_1915177900175241459_n

Resumiendo: enamora, trabaja en tu empresa o en ti mismo/a aún cuando tu empresa esté “en bambalinas” o cuando quieras encontrar un trabajo. Y como dice esa frase un tanto cursi: riega el jardín del amor (en este caso del branding) cada día.

Hazlo  para que estés “Always on my mind“, en la mente de tus clientes presentes o futuros. (Un empresario también puede ser tu “cliente”: para contratarte, para “comprar” tu currículum frente a otro> enamórale.)

¡Hasta muy pronto!

Sed felices,

Valeria.